Gay relación sin sexo

Viven su amor y su relación de manera intensa emocionalmente, hacen las mismas cosas que las demás parejas todos los días, pero NO tienen sexo porque, simplemente, no les apetece, no sienten la necesidad ni la urgencia. Vivir por muchos años sin sexo no es una enfermedad; se puede estar en abstinencia aunque es difícil mantenerse así, aunque el cambio de llevar una vida sexual satisfactoria a una nula tiende a generar malhumor, entre otros problemas, explica el consejero y terapeuta sexual, Eduardo Ramos Cuevas, de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual. Sin importar si busca el amor local o internacionalmente, estamos comprometidos a ayudarlo a encontrar la pareja perfecta, sin importan en que parte del mundo se encuentre. Inicie Su Historia Exitosa En GayCupid. Como líder en citas gay, unimos solteros de todo el mundo exitosamente. Un hechizo de amor gay se lanza para ganar el afecto de una persona del mismo sexo, por ejemplo para atraer a un hombre a otro hombre. Aunque también puede ser utilizado por una mujer para atraer el amor de otra mujer. Por un lado, hay quienes piensan que un hechizo de amor gay es más fácil de hacer que uno regular, pero por otro lado, no lo es. Este APP que es muy intuitivo y fácil de usar, y es muy bueno para comunicarse con chicos maduros que buscan una relación seria, este es el perfil que puedes encontrar en Match.com. Hornet. Con más de 10 millones de miembros gays, Hornet es la segunda APP gay más grande, sin mencionar el alto número de valoraciones positivas de los usuarios. Sin embargo, parece que la mayoría de nosotros tenemos algunas dificultades para reconocer o discutir abiertamente con nuestros amigos y amantes sobre el sexo anal. Estas dificultades parecen tener una relación directa con la alta incidencia del VIH y las enfermedades de transmisión sexual entre hombre latinos gays. Este chat gay es totalmente anónimo, que te da la confianza de que tu pequeño secreto permanecerá oculto (si hace falta). En el chat gay no están prohibidos las temas tales como las historias íntimas, un coqueteo y sexo virtual. Puedes ver sin obstáculos la web transmisión de las cámaras de otros chicos homosexuales gratis y sin registro. Perder el factor sexo en un momento dado es normal en toda relación, lo que no lo es tanto es enterrarlo sin motivo aparente. Según Francisca Molero, sexóloga, ginecóloga y directora del Institut Clinic de Sexología de Barcelona, esto puede derivar en problemas fisiológicos, aunque en principio no los haya. 1. Regalo de Despedida. Si tienes ganas de ver una película gay en español que verdaderamente te llegue al corazón, te garantizamos que esta es muy buena elección, pues su historia se basa en de millones de personas: dos hombres quienes llegaron a ser pareja, pero por razones de la vida, se terminan reencontrando en un hospital, obligándolos a recordar aquellos momentos felices, tristes e ... Asimismo, a quienes celebren una relación conyugal, ya sea matrimonio o enlace conyugal, se les denominará indistintamente, cónyuges, consortes, esposos o casados. Yucatán: El 26 de marzo de 2013, una pareja del mismo sexo pidió al Registro Civil de Yucatán contraer matrimonio.

Defensa integral contra los argumentos anti-trans

2019.02.15 15:18 keylanaomi Defensa integral contra los argumentos anti-trans

Traducido del post original publicado por el usuario u/Dgunner para asktransgender
Link> Comprehensive Defense Against Anti-Trans Talking Points
Siento no poder traducir todos los links, ya que tampoco los leeré, (me gusta informarme pero tampoco soy tan minuciosa)

📷

Como veo que muchas personas dicen lo mismo una y otra vez, quise hacer una lista bien hecha con referencias. Lo estructuraré comenzando con un punto de conversación anti-trans de uso común, y luego intentaré refutar el punto de conversación. Tenged en cuenta que esto solo es aplicable si acepta a la Asociación Americana de Psiquiatría, la Organización Mundial de la Salud y el Centro Nacional de Información Biotecnológica como fuentes confiables de información sobre salud y bienestar psiquiátrico.
Para aquellxs de ustedes que no son de los Estados Unidos, el Manual estadístico y de diagnóstico de trastornos mentales de la APA versión 5 es muy similar a la Clasificación estadística internacional de enfermedades y problemas de salud relacionados de la Organización Mundial de la Salud (CIE-10), y Si bien algunas de las frases y la terminología son diferentes, la mayoría de los conceptos y principios fundamentales son los mismos.
Con eso dicho, aquí va.
1.) "Las personas transgénero tienen, por definición, un trastorno mental".
La organización responsable de definir qué es y no es un trastorno psiquiátrico , la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, tiene esto que decir al respecto (a través del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales Versión 5 (DSM-5 en breve, solo lo usaré la forma abreviada de aquí en adelante):
"El DSM-5 tiene como objetivo evitar el estigma y garantizar la atención clínica para las personas que se ven y sienten que son de un género diferente al género asignado. Reemplaza el nombre de diagnóstico" Trastorno de identidad de género "por" Disforia de género ", al igual que otros importantes aclaraciones en los criterios. Es importante tener en cuenta que la no conformidad de género no es en sí misma un trastorno mental. El elemento crítico de la disforia de género es la presencia de un trastorno clínicamente significativo asociado con la enfermedad ".
En resumen, las personas que literalmente escribieron la definición de trastorno mental, el 100% rechazan la idea de que ser transgénero significa ser un trastorno mental.
2.) "Las identidades transgénero son una ilusión/alucinación".
Una identidad transgénero no se ajusta a la definición psiquiátrica de "ilusión", ni ha sido codificada como tal en el DSM.
Si bien la definición de "ilusión" puede variar [1] [2] [3] [4] [5] , el consenso común parece ser que una ilusión es una creencia sostenida con una fuerte convicción a pesar de la evidencia superior al contrario.
Hay evidencia aquí en este post, y por todas partes si la buscas. La evidencia para apoyar tanto la legitimidad de las identidades no binarias y transgénero como fenómenos no disfuncionales, y pruebas que demuestran los beneficios clínicos significativos de lo que comúnmente se llama "atención afirmando" (intervención médica principalmente a través de la terapia de reemplazo hormonal y alteraciones quirúrgicas, diseñado para cambiar o "Transición" del cuerpo de una persona para ser más congruentes con el género que sienten que son).
Pruebas de apoyo = no ilusión.
3.) "Las estadísticas sobre las tasas de suicidio de personas transgénero demuestran que son mentalmente inestables".
Se acepta dentro de las comunidades médica, de salud mental y sociológica que estas estadísticas de suicidio adverso reflejan una combinación de estrés de minorías y falta de acceso a la afirmación de atención médica. Cuando se les da acceso a entornos de apoyo y atención médica, la calidad de vida de las personas transgénero (incluida la salud mental) no es significativamente diferente de la población general .
Este estrés minoritario se agrava cuando se considera que las personas transgénero lo están experimentando en relación con una parte gigantesca de la experiencia humana que nunca se ha cuestionado realmente antes, al menos no en los medios de comunicación tradicionales como lo ha hecho en los últimos años.
Hay que añadir el hecho de que todavía no comprendemos completamente el género en el cerebro, y ustedes tienen una receta para el estrés, la duda, el odio a sí mismo y un sentido de total desesperanza / pérdida de identidad. La receta perfecta para un ser humano que sufre emocionalmente.
4.) ¿Qué pasa con la teoría autoginefilia del Dr. Ray Blanchard?
La teoría del Dr. Blanchard se publicó por primera vez en 1985, y el último artículo se publicó en 1993. Han pasado muchas cosas en los últimos 30 años , y la autoginefilia de Blanchard ha regresado recientemente a la luz de la cal debido a la creciente conciencia y representación del transgénero. Personas en los medios de comunicación.
La teoría de Blanchard esencialmente sugiere que solo hay 2 clasificaciones de individuos transgénero, "transexuales homosexuales" y "transexuales heterosexuales".
(Transexual es un término anticuado, las personas que en realidad son "transexuales" ahora se llaman "intersexuales". El sexo es una descripción biológica del cuerpo físico, y no implica género , un fenómeno de la mente).
Los "transexuales homosexuales" de Blanchard:
Los "transexuales heterosexuales" de Blanchard:
Desde el BAT (juego de palabras destinado a [Teoría de Autogynephila de Blanchard]), esta teoría se puede descartar por el hecho de que no tiene responsabilidad ni explicación para los transgéneros entre mujeres y hombres, y géneros no binarios. De hecho, esas personas existen, por lo que la autoginefilia no explica o encapsula completamente la experiencia transgénero.
Otra crítica común de la investigación de Blanchard es que no solo se trata exclusivamente de personas transgénero de hombres a mujeres, sino que también se basa exclusivamente en la noción de hombres sexualmente agradables. No tiene en cuenta la idea de una mujer homosexual transexual real (una lesbiana). Las lesbianas no entienden la idea de sí mismas como mujeres, se desprenden al tener intimidad con otras mujeres por las que se sienten atraídas.
Además, el hecho de que la investigación de Blanchard no tenía un grupo de control, y gran parte de ella fue víctima del sesgo del observador , un fenómeno en el que la (s) persona (s) que realiza el estudio distorsiona los datos al no ser totalmente objetivo y metódico, es también Una buena refutación de la validez de su teoría.
La investigación de Blanchard también cometió los errores de confundir la correlación con la causalidad, y la combinación de la orientación sexual con la expresión de género, que eran errores bastante comunes de cometer hace 30 años . Sin embargo, dado que gran parte de su investigación se basó en estas conexiones falsas, no puede conciliarse con nuestra comprensión moderna del género y la sexualidad, o con los principios modernos del método científico. La correlación que confunde honestamente con la causalidad es bastante mala incluso hace 30 años.
Además, el estrés de las minorías era mucho más alto en el momento de las personas transgénero, y muchos de ellos sentían una presión inmensa para decir las cosas correctas, para que no se les negara el tratamiento o, peor aún, encerrados en un instituto mental. No fueron los sujetos más óptimos para un estudio psicológico.
En esencia, Autogynephilia es una teoría fechada que fue víctima de las visiones menos educadas de su tiempo, los sesgos de quienes dirigen el estudio y los temores dentro de los que se estudian. Expertos modernos en ciencia y medicina casi por unanimidad dan reseñas mordaces de BAT .
BAT no es aceptada por ninguna de las principales organizaciones psiquiátricas o de atención médica.
5.) "El género es simplemente una construcción social. No hay evidencia de que puedas tener un cerebro femenino en un cuerpo masculino o viceversa".
En realidad, hay pruebas muy sólidas de los orígenes biológicos de la identidad de género.
De Winneke et Al , Environmental Health Perspectives, 2013:
"... Llegamos a la conclusión de que existe evidencia suficiente de que las EDC modifican el dimorfismo sexual del comportamiento en los niños, presumiblemente al interactuar con el eje hipotálamo-pituitaria-gonadal (HPG)".
De Chung y Wilson , European Journal of Physiology, 2013:
"La diferenciación del cerebro dependiente del género se ha detectado en todos los niveles de organización (morfológica, neuroquímica y funcional) y se ha demostrado que está principalmente controlada por las diferencias de sexo en los niveles de hormonas esteroides gonadales durante el desarrollo perinatal".
De Swaab y Bao , Neurociencias en el siglo XXI, 2013:
"La identidad de género (la convicción de pertenecer al género masculino o femenino), la orientación sexual (hetero, homo o bisexualidad) ... están programadas en nuestro cerebro durante el desarrollo temprano. No hay evidencia de que los entornos sociales posnatales tengan alguna Efecto crucial en la identidad de género u orientación sexual ".
De Serkan Karaismailoğlu; Ayşen Erdem , Revista de la Asociación Ginecológica Turco-Alemana, 2013:
"En los machos humanos, mostramos que la variación en la testosterona fetal (FT) predice más tarde el volumen local de materia gris de regiones específicas del cerebro en una dirección que sea congruente con el dimorfismo sexual observado en una gran muestra independiente de machos y hembras de la misma edad del NIH Repositorio de datos de resonancia magnética pediátrica ".
De Jürgensen, et al. , Revista de endocrinología y metabolismo pediátrico, 2010:
"Hay pruebas sólidas de que las altas concentraciones de andrógenos conducen a un comportamiento más típico de los hombres y que esto también influye en la identidad de género".
Según estos y muchos otros médicos, las identidades de los transgéneros parecen ser un desajuste genuino entre las características sexuales primarias y los fenotipos neurológicos durante el desarrollo prenatal.
6.) "Estas personas necesitan asesoramiento sobre salud mental para corregir su identidad, no una intervención médica".
Cada organización médica y de salud mental importante en los Estados Unidos apoya oficialmente el acceso a la atención afirmativa. Esto se debe a que décadas de investigación revisada por pares han demostrado que es la forma más efectiva de tratar la disforia de género .
Se ha demostrado de manera abrumadora que afirmar que la atención médica es efectiva y tiene un beneficio clínico importante para las personas con disforia de género. Los estudios de seguimiento han demostrado un efecto benéfico innegable de la cirugía reconstructiva genital en los resultados postoperatorios, como el bienestar subjetivo, la cosmesis y la función sexual (DeCuypere et al., 2005; Gijs & Brewaeys, 2007; Klein & Gorzalka, 2009; Pfafflin & Junge, 1998). También se ha encontrado que GRS conduce a una disminución cuantitativa en los intentos de suicidio y el uso de drogas en poblaciones postoperatorias (C. Mate-Kole et al., 1990). En estudios donde se negó la atención afirmativa, los pacientes mostraron resultados significativamente peores (Ainsworth y Spiegel, 2010; C. Mate-Kole et al., 1990).
Además, se ha encontrado que la asesoría para cambiar la identidad de género es inefectiva y potencialmente dañina. El cuerpo principal de expertos médicos y de salud mental en el cuidado de personas transgénero, WPATH, tiene esto que decir acerca de cómo cambiar las identidades de género de las personas:
"El tratamiento dirigido a tratar de cambiar la identidad y expresión de género de una persona para que sea más congruente con el sexo asignado al nacer se intentó en el pasado sin éxito (Gelder y Marks, 1969; Greenson, 1964), particularmente a largo plazo (Cohen- Kettenis y Kuiper, 1984; Pauly, 1965). Tal tratamiento ya no se considera ético ".
En 2012, como resultado de fracasos pasados ​​y los daños observados, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría emitió la siguiente declaración sobre los intentos de cambiar la identidad de género de una persona:
"La técnica psicoanalítica no abarca los intentos decididos de" convertir "," reparar ", cambiar o cambiar la orientación sexual, la identidad de género o la expresión de género de un individuo. Dichos esfuerzos dirigidos van en contra de los principios fundamentales del tratamiento psicoanalítico y con frecuencia resultan en un dolor psicológico sustancial al reforzar Dañar actitudes internalizadas ".
Los tribunales también están reconociendo esto. Los tribunales federales de Nueva Jersey y el Noveno Circuito acordaron que las afirmaciones de los defensores de la terapia reparativa para la identidad de género y la orientación sexual noestán respaldadas por la ciencia . El tribunal de distrito en Nueva Jersey también está permitiendo que los demandantes demanden por daños y perjuicios como resultado del daño causado por la terapia reparativa.
Simultáneamente, un nuevo estudio del Instituto Williams sobre consejería de salud mental para minorías sexuales muestra que aquellos que buscaron consejería de salud mental de un consejero religioso o espiritual (que es más probable que los inste a cambiar) tuvieron más probabilidades de intentar suicidarse posteriormente que aquellos que no buscó ningún tratamiento en absoluto.
7.) "XX Cromosomas = Mujer, XY = Hombre".
Así es como funcionan normalmente los cuerpos humanos, sí. Sin embargo, es posible tener síndrome completo de insensibilidad a los andrógenos (CAIS) , o deficiencia de 5-alfa-reductasa , o síndrome de Swyer , o [mosaicismo genético] ( https://en.m.wikipedia.org/wiki/Mosaic_ ( Genética)) ), o deficiencia de 17-beta-hidroxiesteroide deshidrogenasa III , o virilización inducida por progestina , o exposición prenatal a dietilestilbestrol , disforia de género , o cualquiera de una amplia gama de variaciones basadas en endocrina que pueden hacer que una persona tenga cromosomas. que no coinciden con sus características sexuales primarias o identidad de género.
En al menos un caso documentado, una mujer con cromosomas XY se desarrolló como una mujer normal, se sometió a la pubertad espontánea, alcanzó la menarquia, menstruó con regularidad, experimentó dos embarazos no asistidos y dio a luz a una hija 46, XY con disgenesia gonadal completa.
Es importante comprender la distinción entre cromosomas, rasgos sexuales primarios, genitales, orientación sexual y género. Todas estas son propiedades descriptivas separadas de los seres humanos.
Sus cromosomas no son más que estructuras similares a hilos de ácidos nucleicos y proteínas que se encuentran en los núcleos de la mayoría de las células vivas, y contienen información genética en forma de genes.
Los cromosomas no son una impresión azul, son una receta. Cada vez que pasas la receta, la naturaleza la altera solo un poco. A veces esas alteraciones no hacen nada médicamente significativo, a veces hacen que una persona sea diferente de lo que la mayoría consideraría "normal". Esto es simplemente un subproducto de la evolución y las copias imperfectas del ADN creado durante la reproducción.
Sus rasgos sexuales primarios son una descripción biológica de su cuerpo físico. ¿Esta persona tiene un pene o una vagina? ¿Pechos o no senos? ¿Ovarios o testículos? Etc.
Dado que los genitales (una subcategoría de rasgos sexuales primarios) deben explicarse por sí mismos, saltaré directamente al género.
Imagina al hombre más estereotípicamente físico y mentalmente masculino del mundo y a la mujer más estereotipada física y mentalmente femenina del mundo. Cada uno de los seres humanos que ha estado, y siempre estará vivo, se sienta en algún lugar en un espectro entre estas dos personas imaginarias (a excepción de los no binarios, sienten que no existen en ningún lugar en ese espectro).
El género es tu sentido general de dónde estás en ese espectro. Al igual que con muchas otras cosas, la diferencia entre dónde se encuentra y donde la sociedad cree que debería estar es donde reside la controversia.
La orientación sexual es lo que te atrae, física y mentalmente.
En términos generales, la mayoría de las personas se orientan en sus niveles más básicos por los rasgos sexuales primarios. Ven a una persona con un cuerpo femenino, masculino u otro atípico, y se sienten atraídos sexualmente por esa persona.
Muchas personas también se orientan por personalidad e inteligencia. Incluso hay algunas personas que se orientan casi exclusivamente por estos rasgos mentales. Estas personas son conocidas como pansexuales.
8.) "¿Cómo puede un niño saber si es o no transgénero? Cuando yo era niño quería ser (inserte un nombre arbitrario)".
En primer lugar, el argumento de "cuando era joven quería ser XYZ" es irrelevante porque las personas que lo usan están combinando el sentido constante de ser hombre, mujer u otro género, con el deseo pasajero de ser objetos inanimados. , personas completamente diferentes, ideas abstractas u otros conceptos intangibles, etc.
En segundo lugar, nada permanente le tiene que pasar al niño una vez que declaran que son transgénero. Ese no es el fin del mundo. No reciben de inmediato la cirugía reconstructiva genital o la terapia de reemplazo hormonal, ni nada de eso. En la mayoría de los casos, lo que sucede a continuación está determinado únicamente por los tutores legales del niño, quienes pueden elegir:
O...
Solo hay una opción en esta lista que puede causarle daño mental o físico inmediato al niñx, y eso es ignorar al niñx. Descubrir que tus padres no te apoyan simplemente por lo que eres (especialmente para un hijo único como yo) es devastador. Cuanto más joven es el niño, mayor es el daño que puede causar. El temor de que estos niños sean demasiado ignorantes para comprender sus propias identidades lo suficientemente bien como para hacer cambios permanentes en sus cuerpos es, en realidad, bastante noble.
Sin embargo, hay un gran problema en dejar que el miedo guíe la decisión de si el niñx recibe atención afirmativa ... Tiende a hacer más daño que beneficio . Lxs jóvenes transgénero son extremadamente vulnerables a una multitud de problemas, incluido el abuso de sustancias, el suicidio, el abuso infantil, el abuso / asalto sexual y los trastornos psiquiátricos. Grossman, Arnold H. y Anthony R. D'augelli. "Jóvenes transgénero: invisibles y vulnerables". Diario de la homosexualidad 51.1 (2006): 111-128. Negarles las hormonas no solo les causa agitación emocional, sino que también con frecuencia los lleva a obtener hormonas de todas formas por medios ilícitos, y posteriormente dañar sus cuerpos y exacerbar la angustia emocional de su disforia de género.
Investigaciones recientes han demostrado que en pacientes cuidadosamente seleccionados (seleccionados cuidadosamente para el tratamiento, no para los propósitos del estudio), las personas que hacen la transición a los jóvenes sufren pocos efectos adversos y mantienen un nivel de funcionamiento más alto que antes de la transición . Además, los resultados del tratamiento se consideran mejores cuando se ofrece a una edad más temprana. Cohen-Kettenis, P T. Dillen, C M. Gooren, L J. (2000) "Tratamiento de transexuales jóvenes en los Países Bajos" Nederlands Tijdschrift voor Geneeskunde 144 (15): 698-702, 8 de abril de 2000
Como advertencia final presentaré mi propia experiencia personal en el asunto. Cuando tenía aproximadamente 4-5 años, le dije a mi madre que quería ser una niña como ella cuando creciera, y la reacción que tuve, combinada con las reacciones que tuve en otras épocas durante mi juventud cuando mostraba rasgos femeninos. , me hizo interiorizar muchos aspectos de mi personalidad.
Ahora, más de dos décadas después, ya pasé la pubertad masculina, todavía me siento más como una mujer que como un hombre, pero mucho peor por esperar tanto tiempo. Por un lado, nunca me veré como me siento, porque la pubertad masculina ha terminado para mí y mis huesos han terminado de crecer y moldear. Por otra parte, ahora tengo más de 20 años de conflictos internos y el filtrado de la expresión para desactivar, y 20 años de tiempo perdido cultivando una versión masculina de mí mismo en lugar de descubrir quién soy realmente como persona, independientemente de si coincide con la forma en que otras personas Creo que debería serlo.
Entonces, si estás de acuerdo con que estos niñxs estén marcados emocionalmente por siempre, solo para adaptarse a las nociones regresivas y conservadoras del género, entonces no cambies. Solo recuerde que ignorar o racionalizar el dolor de un niño no hace que desaparezca. Te lo puedo decir personalmente, siempre estará ahí ...
Ahora tengo 27 años y no hay nada de lo que me arrepienta más en el mundo, que mi ingenua e impulsiva decisión de esconderme de esto cuando era un niño pequeño. No sabía nada mejor, solo quería que mamá y papá estuvieran orgullosos de mí y me di cuenta de que eso nunca sucedería mientras yo todavía quisiera ser una niña.
9.) "Nunca pasarás porque ________".
"La pubertad ha terminado, ya no tienes la estructura ósea correcta:"
Esta mujer transgénero comenzó cuando tenía 30 años.
Este hombre transgénero comenzó cuando tenía 27 años.
"Eres demasiado alto / bajo".
Esta es Jennifer Lacy, una jugadora de la WNBA de 6 pies y 3 pulgadas de alto, con género femenino al nacer.
Este es el famoso actor y comediante Kevin Hart, hombre de género al nacer, 5 pies y 3 pulgadas de alto.
"Todos sabrán, las personas transgénero nunca pasan".
Esta es Ines Rau, una mujer transgénero que trabaja como modelo.
Este es Shane Ortega, un hombre transgénero que es sargento en el ejército de los Estados Unidos.
Entiendo que algunos de estos son casos extremos, pero escúchame. La gente viene en todas las formas y tamaños. Si trabajas lo suficiente , todo es posible.
La forma en que se ve solo debería ser importante para usted, y ajustarse a un estereotipo visual para el género que quiere que se vea, es en cierto modo tan malo como ajustar un estereotipo visual para el género que las personas asumen que está basado en su sexo primario. rasgos Es una forma de esconderse del hecho de que cada persona es diferente.
Es triste que las personas juzguen a los demás de forma tan dura por su apariencia, pero no hay forma de escapar. No puedes cambiar la naturaleza humana, y con eso en mente hay un par de cosas importantes que debes considerar.
En primer lugar, decir que alguien parece demasiado masculino para ser mujer o demasiado femenino para ser hombre, no tiene en cuenta todo el increíble ingenio que los seres humanos pueden ejercer (jeje) cuando cambian y dan forma a sus cuerpos.
Hay hormonas, dieta, ejercicio, cirugía, corsés, pelucas, remeras, acolchados, acolchados, suplementos proteicos, trasplantes de cabello, afeitado, cuidado de la piel, propecia, rogaína, maquillaje, estilo de ropa y muchas otras formas de cambiar su apariencia física. a algo con lo que estás más bien.
La resistencia y la determinación son muy poderosas al unísono.
De cualquier manera, la mayoría de nosotros solo queremos que nos dejen solos para vivir nuestras vidas en paz, pero de una manera seremos absolutamente miserables y de la otra manera seremos felices, lo que me lleva a mi segundo punto ...
Decirle a alguien que nunca se verá como quiere es una de las cosas más malas que puedes decirle a alguien que nunca se ha visto como quiere.
Ser hiriente no va a traer progreso, no va a resolver nada. Ser hiriente es ceder al caos del problema, en lugar de actuar con la intención y tratar de resolverlo.
10.) "No me importa lo que tengan que decir los científicos y los psiquiatras: si naciste con un pene, eres un hombre, si no eres una mujer".
Más allá del hecho de que atacar a nuestra sociedad en general se considera una mala forma, esta línea de pensamiento no tiene en cuenta a las personas intersexuales (las personas cuyos cromosomas, genitales y rasgos sexuales primarios no coinciden "normalmente", y / o los genitales de quiénes son difíciles de distinguir como estrictamente hombres o mujeres). Como las personas intersexuales existen , los genitales claramente tampoco pueden ser el factor decisivo en el género.
Afortunadamente, las organizaciones de medicina y salud mental siguen una investigación revisada por pares cuando desarrollan políticas, y los tribunales a su vez se remiten a expertos reales en la materia, no a ideólogos, personas que falsifican sus investigaciones o expertos.
La creciente aceptación de la afirmación de atención en las comunidades médicas se debe al hecho de que la vasta preponderancia de la evidencia científica real sobre los problemas de las personas transgénero contradice directamente sus puntos de discusión anti-transgénero.
Sin embargo, si no te importa lo que la ciencia y la medicina modernas tienen que decir, entonces parece que hemos llegado a un punto muerto. Pero antes de irte, considera los siguientes sentimientos:
¿Desde cuándo algo sobre los seres humanos ha sido blanco o negro, sí o no, encendido o apagado? Casi nada de nosotros es tan simple, entonces, ¿por qué el género sería tan simple?
Los seres humanos son organismos complicados con decenas de miles de partes y piezas intrincadas en nuestros cuerpos y mentes, y casi todos pueden desarrollarse de manera insuficiente, desarrollarse demasiado, mutar, deformarse, fusionarse o saltearse durante el desarrollo prenatal.
El género está incluido en muchas de esas piezas, y las posibilidades de que todas se formen a la perfección son muy bajas. En consecuencia, a veces, las personas nacen mirando de una manera y sintiéndose de otra manera. Seguramente eso no puede ser demasiado extravagante u ofensivo para aceptar, ¿verdad?
Artículo original
EDITAR : Estaré revisando y editando esto a medida que encuentre nuevos recursos, y afinaré el tono y la expresión de las cosas en mi tiempo libre.
Planeo usar todo el muro de texto como respuestas de comentarios a comentarios ignorantes en subreddits de mierda de vez en cuando. Educar a la gente sobre el tema es la mejor manera de combatir la ignorancia y el odio. Paz.
EDITAR : Formato.
EDITAR : Se agregó una sección para jóvenes transgénero.
EDITAR : Stickied y oro! Enlace obligatorio
EDIT : ortografía y gramática.
EDITAR : Elaborado número 2 y enlaces agregados en el número 7. Fraseo y brevedad refinados.
EDITAR : Se agregó una sección sobre autogynephilia.
EDITAR : Se agregó una sección sobre "pasar".
submitted by keylanaomi to asktransgenderES [link] [comments]


2018.06.15 08:20 ericrocios I need a advice

Bueno espero que alguien hablé español o algo así no acostumbro a escribir sobre mi vida pero es que hay veces en las que yo no sé cómo afrontar mis problemas y dicen que la opinión pública suele ayudar a si que aquí va mi corta historia: Soy un chico de 20 años actualmente y que puedo decir tengo una vida maso menos plena sólo que hace dos años aproximadamente conocí a mi antiguo mejor amigo. El tiempo paso y esa amistad continuó hasta que ya cerca de que acabará mi prepa bueno... el y yo nos acercamos(inmiscuimos el sexo) y a si lo hicimos tres veces. Nunca comentamos nada al respecto sobre lo que pasábamos sólo el y yo hasta que el año pasado el me dijo que fuéramos a unas vacaciones yo como un pendejo caí y me estafó con dinero, pero el me prometió que me lo hiba a pagar, el caso es que pasó el tiempo y nunca me pago. Aquí es donde se complica la historia por que hace aproximadamente dos meses lo vi en una fiesta y me enteré de que se casó con su novia(tenían problemas en su relación) y eso me devastó sólo sentí como todo dentro de mi se desmoronaba lentamente. Guarde mi sentimiento hacia el y sólo el continuó sin mi. ¿Yo soy gay? ¿Que debo de hacer?¿por qué aún duele? ¿debería de hablar con el a pesar de que me bloqueó por todas sus redes sociales?
submitted by ericrocios to u/ericrocios [link] [comments]


2017.06.27 07:31 albedrio Cuando David* se fue a vivir con su novio, no sabía todavía que estaba “metiendo al monstruo en casa”. Los celos enfermizos y los pellizcos por mirar a otros chicos no le pusieron en alerta. Tampoco había conocido maltrato en su entorno.

MARÍA ZUIL TAGSHOMOSEXUALIDADVIOLENCIA DE GÉNEROAGRESIÓN MALTRATOACTIVISMO LGTB TIEMPO DE LECTURA11 min 27.06.2017 – 05:00 H. - ACTUALIZADO: 2 H. Cuando David* se fue a vivir con su novio, no sabía todavía que estaba “metiendo al monstruo en casa”. Los celos enfermizos y los pellizcos por mirar a otros chicos no le pusieron en alerta. Tampoco había conocido maltrato en su entorno, ni había oído hablar de este problema dentro del colectivo gay. Todas las señales fallaron. La primera agresión, como todas las que vendrían después, fue por un motivo absurdo. Su novio quería coger el coche para comprar unas pizzas cerca de casa. “Le dije que fuéramos paseando porque estaba bien aparcado y cuesta mucho en nuestra zona, pero se puso hecho una fiera y cogió un cuchillo. Me tiré al suelo y me rasgó el pantalón para sacar las llaves”, recuerda hoy, casi diez años después de comenzar la relación de la que aún se está recuperando. El 27% de hombres y 34% de mujeres LGBTI reconocen haber sufrido maltrato en algún momento Llevar un amigo a casa, subir las ventanillas del coche o cerrar las ventanas en su habitación de hotel durante las vacaciones fueron algunos de los motivos por los que sufrió agresiones de quien después se convirtió en su marido, además de amenazas, chantajes emocionales y maltrato psicológico. Incluso después de romper la relación y de que su pareja se negase a irse de su casa, siguió soportando ataques violentos durante año y medio, que se saldaron por la vía judicial con una orden de alejamiento y 50 euros de multa. Como Davir, el 27% de los homosexuales varones reconocen haber sufrido violencia física, psicológica o sexual en algún momento dentro de una relación del mismo sexo. La cifra se eleva al 34% en el caso de las mujeres lesbianas. Unos números tan alarmantes como invisibles, que superan proporcionalmente a los de la violencia machista, que afecta a un 12,5% de las mujeres en España. Ambas son realidades distintas, pero con muchos puntos comunes, como señala Isabel González, autora del estudio que recoge estos datos y arroja por primera vez algo de luz sobre este problema social en España, basándose en entrevistas a 900 personas. “Hay mucho desconocimiento y silencio, estamos como la violencia de género hace treinta años”, apunta la psicóloga, que todas las semanas recibe casos de maltrato intragénero en Cogam, el colectivo LGTBI de Madrid. A nivel internacional, los pocos estudios que analizan la violencia entre homosexuales coinciden en sus estimaciones o incluso las superan, como éste que eleva al 47,5% el número de mujeres homosexuales maltratadas y al 30% en el caso de los hombres. La encuesta nacional británica sobre la violencia también recogía en 2009 una diferencia de un 13% de maltrato en parejas gais frente al 5% de heterosexuales. Tras las cifras, pocas explicaciones y muchos prejuicios. La desigualdad no entiende de orientación Para que exista maltrato debe existir primero una percepción de desigualdad. En el caso de la violencia de género, surge de una visión machista que provoca una sensación de superioridad por parte del agresor por una mera cuestión de sexo. En las parejas homosexuales, esta diferencia desaparece pero eso no convierte a ambos en iguales. La dependencia emocional, económica o la falta de autoestima, marcan a menudo la pauta del maltrato. “Que tengan el mismo sexo no quiere decir que tengan el mismo poder”, explica Lidia Mendieta, psicóloga del Servicio de Atención a la Violencia Intragénero. Además, según los expertos, también los roles del mal entendido amor romántico, como la posesión o los celos, rigen este tipo de relaciones igual que lo hacen en las heterosexuales. Sentía que tenía que cuidarla y acabé siendo yo la dependiente Por eso, los primeros indicios de la violencia en parejas LGTB no se diferencian demasiado de la machista. “El comienzo es similar en ambos tipos, van escalando, aunque en las relaciones homosexuales va mucho más deprisa, sobre todo en las mujeres, porque son más intensas y pasionales en todos los sentidos”, comenta Isabel González, que apunta a este motivo como razón de que las mujeres sean las que más agresiones psicológicas sufren de parte de sus parejas y se equiparan en las físicas con los hombres. Lucía* vivió de las dos por parte de su pareja, nada más empezar a salir juntas. Lo que en un principio interpretó como un carácter difícil, se fue tornando en desprecio y castigos emocionales. “A veces íbamos a ver a su familia, que vive fuera de Madrid, y no me hablaba en todo el fin de semana porque algo que no tenía nada que ver conmigo le había molestado”, recuerda. Los problemas psicológicos que tenía su pareja fueron generando una dependencia emocional de la que Lucía no fue capaz de salir y que pronto cambió la dinámica de la pareja: “Sentía que tenía que cuidarla y acabé siendo yo la dependiente”. Lucía recuerda con vergüenza muchos de los episodios que vivió hace ya cuatro años y en los que apenas se reconoce. “A los tres meses me dijo que no sentíamos lo mismo y que como yo estaba muy pillada no podía salir con nadie más, pero que ella sí”, rememora. “Un día me dijo que había conocido a otra chica por Internet y que iban a quedar, pero es que encima me hizo ir a la cita. Se lió con esa chica en mis narices y al volver a casa intentó tener sexo conmigo. Me negué, pero insistió e insistió, hasta el punto que me sentí abusada”. El 90% de los encuestados en el estudio de González reconocieron haber vivido la violencia en una relación estable y un 84% han intentado romper la relación. En el caso de Lucía no hizo falta: “A los 15 días de la última agresión llegué a casa y se había ido. Se llevó sus cosas, y algunas mías, y nunca más la volví a ver. Y aun así yo me sentía culpable”. Desprotección legal De lo que no se habla no existe y en la invisibilidad del problema se encuentra otro de los grandes escollos de la violencia intragénero: a las víctimas les cuesta reconocerse como tales. Y aunque lo hagan, tampoco existen canales donde pedir ayuda, y mucho menos, un respaldo legal. El abuso entre personas del mismo sexo no está incluido en la Ley de Violencia de Género de 2014 y no existe ninguna normativa estatal específica para este problema. En la Comunidad de Madrid se aprobó una ley hace unos meses que la contemplaba​ pero sin ninguna aplicación práctica todavía, según denuncian miembros del colectivo LGTB. Por ese motivo, -y por los prejuicios-, las víctimas se encuentran desamparadas cuando acuden a la Policía a denunciar, y se enfrentan a situaciones ilógicas, como que los dos sean detenidos en el mismo calabozo. “En la Policía no estamos preparados en este sentido, con la violencia de género sí existe un protocolo, pero aquí depende de la concienciación y sensibilidad del agente que te toque en la comisaría”, reconoce la policía Begoña Gallego, responsable de este tema en la asociación LGTBIpol formado por agentes homosexuales de las fuerzas del Estado. “Podemos acogernos a algunos artículos ambiguos y considerarlo, por ejemplo, delito de odio o violencia intrafamiliar, pero incluso así es complicado”. Conté mi caso [al 016] y cuando mencioné 'ella' automáticamente me dijeron que ahí no me podían atender Además, reconocen que es más difícil estimar quién es el agresor si ambos se acusan, y a menudo la sociedad también cuestiona por qué la víctima permitió el ataque. “Mucha gente, incluso gay, me pregunta por qué no me defendía, como cuando antiguamente se decía a la víctima de una violación si se había defendido lo suficiente”, señala David, que después de divorciarse debe pasar una pensión mensual al que fuera su agresor porque ganaba más que él. “Cuando alguien te trata así eres como un objeto, pero yo no le veía así, yo le quería y cuando quieres a alguien no puedes hacerle daño”, añade. No existe ningún registro de la cantidad de personas que mueren asesinadas por su pareja del mismo sexo. Sólo se conocen cuando alguna se cuela entre los titulares, como el apuñalamiento hace apenas dos meses de una mujer de 57 años a manos de su novia de 53 en Badalona. Tampoco hay lugares de acogida si romper con el agresor implica quedarse sin casa. En el caso de las mujeres a veces encuentran un sitio en los hogares para mujeres maltratadas, pero los hombres a veces son dirigidos a albergues para personas sin hogar, en el mejor de los casos. Ni si quiera el número de atención a la víctima 016 les atiende. Cuando Marta* decidió acudir a este teléfono pidiendo ayuda por el maltrato psicológico al que la sometía su novia, le colgaron el teléfono. “Conté mi caso y cuando mencioné 'ella' automáticamente me dijeron que ahí no me podían atender. Volví a llamar evitando hace referencia al sexo y ya me orientaron”, explica. Durante meses Marta lidió con la inestabilidad de una pareja abusiva y con la confusión de que por primera vez a sus 33 años le gustase otra mujer. Este cambio en su orientación sexual era la excusa perfecta que su pareja la atacase y controlase: “No le gustaba que saliese con mis amigos y me fui aislando”. Según los expertos, los bisexuales son precisamente los que más violencia sufren. “Cuando un miembro de la pareja es bisexual y el otro no, el segundo tiene miedo a que le dejen por alguien del otro sexo, y hay más rechazo por la homofobia interiorizada”, explica la psicóloga Isabel González.
submitted by albedrio to PlazaExtremadura [link] [comments]


2016.08.14 13:57 ShaunaDorothy El enfoque marxista de la liberación de la mujer - El comunismo y la familia ( 2 - 2 ) (Mayo de 2016)

https://archive.is/7HsFd
Pero, ¿cómo se logrará esta reducción y redistribución del trabajo doméstico? En la transición de la dictadura del proletariado al comunismo pleno, la transformación de la familia es un corolario de la expansión de la producción y el aumento de la abundancia. Su extinción o desintegración es resultado del éxito económico. En el proceso, será remplazada por nuevas formas de vivir que serán inconmensurablemente más ricas, humanas y gratificantes. Bien puede haber la necesidad de desarrollar algunas reglas en el curso de esta transformación conforme la gente busque nuevos modos de vida. En el periodo de transición, será la tarea del colectivo democrático de los obreros, el soviet, construir alternativas y guiar el proceso.
Vogel no plantea la cuestión crucial: cuando la mujer se libere de la esclavitud doméstica, ¿será libre para hacer qué? ¿La reducción del tiempo que pase en el trabajo doméstico será compensada por un aumento comparable en el tiempo que pase en su trabajo, dos horas menos lavando ropa y trapeando pisos, dos horas más en la línea de ensamblaje de la fábrica? Ésa ciertamente no es la idea marxista de la liberación de la mujer.
Remplazar el trabajo doméstico y la crianza de los niños con instituciones colectivas son aspectos de un cambio fundamental en la relación entre producción y tiempo de trabajo. Bajo una economía socialista planificada, todo tipo de actividad económica —desde la producción de acero y computadoras hasta la limpieza de la ropa, los pisos y los muebles— pasará por un constante y rápido aumento en la cantidad de producto por unidad de trabajo aplicado. Mucho antes de que se logre una sociedad comunista, es probable que la mayor parte del trabajo doméstico ya se haya automatizado. Más en general, habrá una reducción continua del tiempo de trabajo total necesario para la producción y el mantenimiento de los bienes de consumo y los medios de producción.
En una sociedad plenamente comunista, la mayor parte del tiempo será lo que ahora llamamos “tiempo libre”. El trabajo necesario absorberá una porción tan pequeña de tiempo y energía que cada individuo se lo concederá libremente al colectivo social. Todos dispondrán del tiempo y de los recursos materiales y culturales necesarios para realizar trabajo creativo y gratificante. En los Grundrisse (1857), Marx cita la composición musical como ejemplo de trabajo genuinamente libre.
Los “feministas socialistas” falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques
En 2005, Sharon Smith, figura dirigente de la ISO que se pretende una teórica, publicó un libro, Women and Socialism: Essays on Women’s Liberation (La mujer y el socialismo: Ensayos sobre la liberación de la mujer, Haymarket Books), del cual se espera una nueva edición revisada y expandida para este año [2015]. Un extracto de esta nueva edición, “Theorizing Women’s Oppression: Domestic Labor and Women’s Oppress-ion” [Teorizando sobre la opresión de la mujer: El trabajo doméstico y la opresión de la mujer], publicado en International Socialist Review (marzo de 2013), delinea lo que la ISO define como su nuevo enfoque del feminismo. La “teorización” de Smith se basa en gran medida en el concepto de que el trabajo doméstico no remunerado es el fundamento de la opresión de la mujer, como lo presenta Vogel en Marxism and the Oppression of Women: Toward a Unitary Theory.
Smith comienza criticando a Karl Marx y Friedrich Engels, un requisito esencial para acceder al medio feminista pequeñoburgués: “La manera en que Marx y Engels describen la opresión de la mujer presenta frecuentemente componentes contradictorios: en algunos sentidos cuestionando fundamentalmente el status quo de género, pero meramente reflejándolo en otros”. Smith critica incluso más agudamente la Revolución Bolchevique de 1917 en Rusia, un evento que los liberales, feministas o no, consideran en el mejor de los casos un experimento utópico fallido y, en el peor, el nacimiento de un estado policiaco totalitario.
Haciéndole el juego a los prejuicios anticomunistas, Smith afirma que los bolcheviques apoyaron el papel tradicional de la mujer, haciendo de la maternidad el más alto deber social: “A pesar de los enormes logros de la Revolución Rusa de 1917 —incluyendo la legalización del aborto y el divorcio, el derecho al voto y a contender por puestos públicos y la abrogación de leyes que criminalizaban la prostitución y la sexualidad gay—, ésta no produjo una teoría capaz de enfrentar las normas naturales heterosexuales o la prioridad dada al destino maternal de las mujeres”. Smith procede a citar una declaración de John Riddell, un historiador izquierdista que frecuentemente publica en la International Socialist Review de la ISO: “Las mujeres comunistas en ese periodo veían el tener hijos como una responsabilidad social y buscaban ayudar a las ‘mujeres pobres que desean experimentar la maternidad como la más elevada felicidad’”.
Apoyándose en una cita sacada de contexto, Smith y Riddell falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques. Los bolcheviques veían el remplazo de la familia a través de métodos colectivos para la crianza de los niños no como un objetivo distante en una futura sociedad comunista, sino como un programa que estaban empezando a implementar en el estado obrero ruso soviético existente. Alexandra Kollontai, una de las dirigentes del trabajo bolchevique entre las mujeres, abogó por instituciones socializadas que asumieran completa responsabilidad por los niños y su bienestar físico y sicológico desde la infancia. En su discurso al I Congreso de Mujeres Trabajadoras de Toda Rusia en 1918, declaró:
“Gradualmente, la sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres...
“Existen ya casas para los niños lactantes, guarderías infantiles, jardines de la infancia, colonias y hogares para niños, enfermerías y sanatorios para los enfermos o delicados, restaurantes, comedores gratuitos para los discípulos en escuelas, libros de estudio gratuitos, ropas de abrigo y calzado para los niños de los establecimientos de enseñanza. ¿Todo esto no demuestra suficientemente que el niño sale ya del marco estrecho de la familia, pasando la carga de su crianza y educación de los padres a la colectividad?”
—“El comunismo y la familia”, Editorial Marxista, Barcelona, 1937
En una sociedad socialista, el personal encargado del cuidado y la educación en guarderías, jardines de niños y las escuelas preescolares estará compuesto de hombres y mujeres. De este modo —y sólo de este modo—, podrá eliminarse la división ancestral del trabajo entre hombres y mujeres en el cuidado de los niños pequeños.
El punto de vista de Kollontai acerca del futuro de la familia no era inusual entre los dirigentes bolcheviques. En La mujer, el estado y la revolución: Política familiar y vida social soviéticas, 1917-1936 (Ediciones IPS, 2010), Wendy Goldman, una académica estadounidense de simpatías liberales feministas, escribe que Aleksandr Goijbarg, el principal autor del primer Código Sobre el Matrimonio, la Familia y la Tutela (1918), “alentaba a los padres a rechazar ‘su amor estrecho e irracional por sus hijos’. Según su punto de vista la crianza del estado ‘proveería resultados ampliamente superiores al abordaje privado, individual, irracional y no científico de padres individualmente “amorosos” pero “ignorantes”’”. Los bolcheviques no buscaban únicamente liberar a las mujeres del fastidio doméstico y la dominación patriarcal, sino también liberar a los niños de los efectos, frecuentemente nocivos, de la autoridad parental.
Los bolcheviques y el cuidado colectivo de los niños
Haciendo eco de Vogel, Smith escribe:
“Si la función económica de la familia obrera, tan crucial en la reproducción de la fuerza de trabajo para el sistema capitalista —y que al mismo tiempo forma la raíz social de toda la opresión de la mujer—, fuera eliminada, se sentarían las bases materiales para la liberación de la mujer. Este resultado sólo puede empezar a obtenerse mediante la eliminación del sistema capitalista y su remplazo por una sociedad socialista que colectivice el trabajo doméstico antes asignado a las mujeres”.
Aquí, el uso que hace Smith del término “trabajo doméstico” resulta ambiguo. ¿Se refiere únicamente a los quehaceres domésticos y al cuidado físico de los niños pequeños? ¿Y qué hay del “trabajo doméstico” que implica lo que se considera la tutela parental hoy día en EE.UU.? Smith no nos lo dice. Simplemente ignora la cuestión de las relaciones interpersonales entre las madres y sus hijos: escuchar y hablar con ellos de sus problemas, deseos y miedos; enseñarles los primeros pasos en el lenguaje y las bases de higiene, seguridad y otras tareas prácticas; jugar con ellos; ayudarles con su tarea. Al ignorar estas interacciones como parte del dominio colectivo, la idea del socialismo de Smith es enteramente compatible con la preservación de la familia, excluyendo los quehaceres domésticos.
¿Por qué esta ambigüedad en una cuestión tan crucial? La ISO apela a los jóvenes idealistas de la izquierda liberal promoviendo una versión del “marxismo” adaptada a sus puntos de vista y a sus prejuicios. Esta organización no toma casi nunca una posición sobre tema alguno que sea verdaderamente impopular en el medio de los radicales liberales estadounidenses. Las jóvenes feministas encontrarán muy atractiva la idea de una vida familiar sin quehaceres domésticos. Pero, ¿abandonar la perspectiva de un hogar familiar propio y la preocupación exclusiva por sus “propios” hijos? La audiencia pequeñoburguesa a la que se dirige Smith se horrorizaría ante el programa bolchevique para la transformación de la vida cotidiana a través de los métodos colectivos de vida. Como escribió Kollontai:
“La mujer, a la que invitamos a que luche por la gran causa de la liberación de los trabajadores, tiene que saber que en el nuevo estado no habrá motivo alguno para separaciones mezquinas, como ocurre ahora.
“‘Estos son mis hijos. Ellos son los únicos a quienes debo toda mi atención maternal, todo mi afecto; ésos son hijos tuyos; son los hijos del vecino. No tengo nada que ver con ellos. Tengo bastante con los míos propios’.
“Desde ahora, la madre obrera que tenga plena conciencia de su función social, se elevará a tal extremo que llegará a no establecer diferencias entre ‘los tuyos y los míos’; tendrá que recordar siempre que desde ahora no habrá más que ‘nuestros’ hijos, los del estado comunista, posesión común de todos los trabajadores”.
En 1929, el Partido Comunista (PC) ruso todavía llamaba por la extinción de la familia, a pesar del ascenso al poder político de una casta burocrática conservadora dirigida por I.V. Stalin cinco años antes. Pero como escribimos en “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer”: “Para 1936-37, cuando la degeneración del PC ruso ya estaba completa, la doctrina estalinista declaró eso un ‘craso error’ y llamó por una ‘reconstrucción de la familia sobre una nueva base socialista’”.
La familia como una construcción social
Mientras que Smith y Riddell afirman falsamente que el régimen bolchevique de los primeros años apoyaba el papel tradicional de las mujeres como principales cuidadoras de sus niños pequeños, Goldman lo critica por no hacerlo:
“Los bolcheviques les adjudicaban poca importancia a los poderosos lazos emocionales entre padres e hijos. Asumían que la mayor parte del cuidado necesario de los niños, hasta de los más pequeños, podía ser relegado a empleados públicos pagos. Tendían a menospreciar el rol del lazo madre-hijo en la supervivencia infantil y el desarrollo del niño en edad temprana, por más que hasta un conocimiento rudimentario del trabajo de guarderías pre-revolucionarias hubiera revelado las tasas de supervivencia escandalosamente bajas para niños pequeños en contextos institucionales y los obstáculos para el desarrollo infantil sano”.
Esta analogía es completamente inválida. El trato y la suerte de los niños pequeños en los empobrecidos orfanatorios de la Rusia zarista no pueden ser comparados de ningún modo con el cuidado colectivo de los niños en una sociedad revolucionaria. Un estado obrero, particularmente en un país económicamente avanzando, tendría los recursos humanos y materiales para proporcionar un cuidado para los niños pequeños muy superior en todos los aspectos al de una madre en el contexto privado del hogar familiar.
Más aún, los bolcheviques pusieron gran énfasis en la salud y el bienestar de las madres y los niños. El Código Laboral de 1918 proporcionaba un descanso pagado de 30 minutos al menos cada tres horas para alimentar a un bebé. El programa de seguridad maternal implementado ese mismo año proveía una licencia por maternidad pagada de ocho semanas, recesos para el cuidado infantil e instalaciones de descanso en las fábricas para las mujeres en el trabajo, cuidado pre y postnatal gratuito y pensiones en efectivo. Con la red de clínicas de maternidad, consultorios, comedores, guarderías y hogares para las madres y los bebés, este programa probablemente fue la innovación más popular del régimen soviético entre las mujeres.
Los feministas en EE.UU. y otros lugares denuncian frecuentemente la proposición de que “la biología determina el destino” como una expresión de machismo. Y, sin embargo, Goldman asume que las mujeres, o incluso los hombres, que no tienen relación biológica con los bebés ni los niños pequeños son incapaces de desarrollar los mismos sentimientos de protección hacia ellos que sus madres biológicas. Los padres de niños adoptados probablemente tendrán algo que decir contra esta idea. Pero la práctica moderna de la adopción en EE.UU. también está basada en la idea de que sólo en el contexto de una “familia” —ya sea de madre y padre biológicos, padres adoptivos o padres gay o transgénero— los niños pueden recibir el cuidado y el amor necesarios. Lejos de ser un hecho natural, la idea de que los niños sólo pueden desarrollarse con éxito en el contexto de una familia es una construcción social.
Cuando la gente vivía como cazadores-recolectores (durante la vasta mayoría de los 200 mil años en los que ha existido nuestra especie), la banda o la tribu, no “la pareja”, era la unidad básica de la existencia humana. Un ejemplo del pasado no muy distante viene del testimonio de los misioneros jesuitas del siglo XVII entre el pueblo de cazadores naskapi de Labrador. Como lo cuenta Eleanor Burke Leacock en su magnífica introducción a El origen de la familia, la propiedad privada y el estado de Engels (International Publishers, 1972), los jesuitas se quejaban de la libertad sexual de las mujeres naskapi, señalándole a un hombre que “no estaba seguro de que su hijo, que estaba ahí presente, fuera su hijo”. La respuesta del naskapi es reveladora: “Ustedes no tienen sentido. Ustedes los franceses aman sólo a sus propios hijos; pero nosotros amamos a todos los niños de nuestra tribu”.
La desaparición de las clases y la propiedad privada bajo el comunismo conduciría inevitablemente a la completa libertad en las relaciones sexuales y a la desaparición de cualquier concepto de legitimidad e ilegitimidad. Todo el mundo tendría acceso a los beneficios completos de la sociedad por el sólo hecho de ser ciudadano del soviet internacional.
La familia como portadora de la ideología burguesa
Vogel y Smith limitan implícitamente el concepto de trabajo doméstico a las actividades físicas. De ese modo, Smith escribe: “Las actividades cotidianas de la familia aún giran alrededor de la alimentación, el vestido, la limpieza y el cuidado en general de sus miembros, y esa responsabilidad aún recae principalmente en las mujeres”. Pero criar hijos con miras a su eventual ingreso al mercado laboral no es como criar becerros y corderos para el mercado ganadero. La reproducción de la fuerza de trabajo humana no tiene sólo un componente biológico, sino también uno social, es decir ideológico. Llevar a un niño a la iglesia o a recibir educación religiosa también es una forma de trabajo doméstico, importante a su modo para la preservación del sistema capitalista; lo mismo sucede con llevar a un niño a ver una película que glorifica los “valores familiares”, el patriotismo, etc. La familia es la principal institución a través de la cual la ideología burguesa en sus distintas formas se transmite de una generación a la siguiente.
En El ABC del comunismo (1919), escrito por dos dirigentes bolcheviques, Nikolai Bujarin y Evguenii Preobrazhensky, se explica cómo la diminuta minoría de capitalistas no puede dominar a la clase obrera utilizando sólo la fuerza física y la coerción impuestas por la policía y el ejército. La preservación del sistema capitalista también requiere de la fuerza de las ideas:
“La burguesía comprende que no puede someter a la clase obrera con la sola fuerza bruta. Sabe que es necesario nublar también el cerebro... El estado capitalista educa especialistas para el acretinamiento y la doma del proletariado: maestros burgueses y profesores, curas y obispos, plumíferos y periodistas burgueses”.
Bujarin y Preobrazhensky señalaron tres instituciones fundamentales para mantener el dominio ideológico de la burguesía: el sistema educativo, la iglesia y la prensa (los medios masivos actualmente incluyen también al cine, la televisión y el Internet).
En los países capitalistas avanzados, en los que los niños son normalmente considerados propiedad de sus padres, la familia tiene relaciones distintas con cada una de esas instituciones. A partir de los cinco o seis años, los niños están legalmente obligados a asistir a la escuela (pública o privada) y los niños más chicos con frecuencia van a preescolar. Desde muy temprana edad, los niños ven televisión; algunos padres, más frecuentemente las madres, controlan lo que ven. A diferencia de los maestros y los productores de televisión, los clérigos no tienen un acceso tan automático a los niños pequeños: en EE.UU. y otros países, los padres deciden si sus hijos reciben adoctrinamiento religioso o no. Al menos al inicio, este adoctrinamiento les es impuesto a los niños en contra de sus deseos subjetivos. Probablemente no hay en el planeta un niño de cuatro o cinco años que prefiera asistir a servicios religiosos en vez de jugar con otros niños.
Tomemos el caso de un niño de diez años cuyos padres son católicos practicantes. Desde que tiene memoria lo han llevado a misa. Ha ido a una escuela católica en vez de ir a la escuela pública, o adicionalmente a ésta. En casa, ha escuchado rezos antes de cada comida y experimentado múltiples expresiones de fe religiosa en la vida doméstica cotidiana. Hay grandes probabilidades de que un niño como éste suscriba las creencias y doctrinas católicas al menos hasta una etapa posterior de su vida en la que se vea libre de la autoridad de sus padres.
Por otro lado, veamos ahora el caso de un niño de diez años cuyos padres no son religiosos. Su conocimiento de la religión está limitado a lo que ha aprendido en la escuela pública e información ocasional obtenida de programas de televisión, películas y discusiones con otros niños de mentalidad religiosa. Un niño así casi seguramente no será religioso. Pero no tener religión no inmuniza a un niño de otras formas probablemente “progresistas” de ideología burguesa. Un niño criado por padres que suscriben el “humanismo secular” muy probablemente se considerará políticamente liberal en EE.UU. o socialdemócrata en Europa, y probablemente demostrará elitismo intelectual. Así mismo, existe una corriente del libertarismo ateo (asociada con Ayn Rand) que glorifica el individualismo egoísta y el capitalismo de “libre mercado”. La religión no es la única forma de ideología burguesa reaccionaria.
La familia oprime a los niños al igual que a las mujeres, y deforma muchísimo la conciencia de los hombres también. Los feministas, liberales y “socialistas”, ignoran este hecho social fundamental, si no es que abiertamente lo niegan. Para éstos, reconocer que la opresión de los niños es intrínseca a la familia significaría (¡horror de horrores!) criticar el comportamiento socialmente condicionado de las mujeres en su papel de madres. Marxistas autoproclamados como Vogel y Smith, que promueven la tesis de que el trabajo doméstico es la base de la opresión de las mujeres, tratan implícitamente a las mujeres como si sólo hicieran bien a sus hijos.
Contra la represión sexual de los niños
Aunque la mayoría de los feministas condenarían el abuso físico de los niños, en los hechos permanecen indiferentes al abuso sicológico. Por tomar sólo un ejemplo, los hijos de padres fundamentalistas cristianos (católicos o protestantes) sufren la tortura mental de creer que irán al infierno si no se portan bien.
La represión sexual de los niños, que se extiende a la adolescencia, está bastante más extendida y causa daños sicológicos más graves. La sociedad capitalista está diseñada para penalizar la expresión de sexualidad de los niños desde el nacimiento. Incluso los padres más instruidos no pueden proteger a sus hijos de la ideología moralista y antisexo que permea la sociedad estadounidense —desde los pasillos decorados en azul y rosa en las jugueterías hasta la prohibición de desnudez en público y la demonización de la actividad sexual de los niños, incluida la masturbación—. Como principales cuidadoras de los bebés y los niños pequeños, las madres (más que los padres), inician el proceso de represión sexual, enseñándoles a los niños a sentirse avergonzados de sus cuerpos y a suprimir su curiosidad natural.
August Bebel, uno de los principales dirigentes de la socialdemocracia alemana a finales del siglo XIX y principios del XX, parece un libertario sexual radical en comparación de los “feministas socialistas” de hoy en día. En La mujer y el socialismo, insistía:
“La satisfacción del instinto sexual es asunto personal de cada uno lo mismo que la satisfacción de cualquier otro instinto natural. Nadie tendrá que dar cuentas a otro ni se entremezclará nadie a quien no se le llame... El hecho de que desaparezca esa vergüenza tonta y ese ridículo secreto para hablar de las cosas sexuales, dará al trato entre los sexos una forma mucho más natural que hoy” [énfasis en el original].
Uno puede leer cientos de páginas escritas por los “feministas socialistas” modernos sin encontrar un solo argumento de que una sociedad socialista le permitirá a todo mundo satisfacer mejor sus deseos y necesidades sexuales.
El futuro comunista
Bajo el comunismo, la gente tendrá la genuina y auténtica libertad de construir y reconstruir sus relaciones interpersonales. Desde luego, esta libertad no es absoluta. La humanidad no puede trascender sus características biológicas y su relación con el entorno natural. El hombre y la mujer comunistas también envejecerán y morirán. Tampoco es posible borrar por completo el pasado y construir la sociedad desde cero. La humanidad comunista heredará, para bien y para mal, el legado cultural acumulado de nuestra especie. No podemos s aber qué prácticas sexuales existirán en la sociedad comunista porque serán determinadas en el futuro. Cualquier proyección, y más aún una prescripción, llevaría consigo las actitudes, los valores y los prejuicios formados en una sociedad de clases represiva.
Una diferencia fundamental entre los marxistas y los feministas, ya sean liberales o supuestamente socialistas, es que nuestro objetivo final no es la equidad entre los géneros como tal, sino el desarrollo progresista de la especie humana en su conjunto. La crianza comunal de los niños bajo condiciones de abundancia material y riqueza cultural producirá seres humanos cuyas capacidades mentales y bienestar sicológico serán vastamente superiores a las de la gente en esta sociedad empobrecida, opresiva y dividida en clases. En un discurso de 1932 acerca de la Revolución Rusa, “¿Qué fue la Revolución Rusa?”, León Trotsky dijo:
“Verdad es que la humanidad ha producido más de una vez gigantes del pensamiento y de la acción que sobrepasaban a sus contemporáneos como cumbres en una cadena de montañas. El género humano tiene derecho a estar orgulloso de sus Aristóteles, Shakespeare, Darwin, Beethoven, Goethe, Marx, Edison, Lenin. ¿Pero por qué estos hombres son tan escasos? Ante todo, porque han salido, casi sin excepción, de las clases elevadas y medias. Salvo raras excepciones, los destellos del genio quedan ahogados en las entrañas oprimidas del pueblo, antes que ellas puedan incluso brotar. Pero también porque el proceso de generación, de desarrollo y de educación del hombre permaneció y permanece siendo en su esencia obra del azar; no esclarecido por la teoría y la práctica; no sometido a la conciencia y a la voluntad...
“Cuando haya terminado con las fuerzas anárquicas de su propia sociedad, el hombre trabajará sobre sí mismo en los morteros, con las herramientas del químico. Por primera vez, la humanidad se considerará a sí misma como una materia prima y, en el mejor de los casos, como un producto semiacabado físico y psíquico. El socialismo significará un salto del reino de la necesidad al reino de la libertad. También es en este sentido que el hombre de hoy, lleno de contradicciones y sin armonía, franqueará la vía hacia una nueva especie más feliz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/familia.html
submitted by ShaunaDorothy to communismo [link] [comments]


2016.06.07 04:08 ShaunaDorothy El enfoque marxista de la liberación de la mujer - El comunismo y la familia ( 2 - 2 ) (Mayo de 2016)

https://archive.is/7HsFd
Pero, ¿cómo se logrará esta reducción y redistribución del trabajo doméstico? En la transición de la dictadura del proletariado al comunismo pleno, la transformación de la familia es un corolario de la expansión de la producción y el aumento de la abundancia. Su extinción o desintegración es resultado del éxito económico. En el proceso, será remplazada por nuevas formas de vivir que serán inconmensurablemente más ricas, humanas y gratificantes. Bien puede haber la necesidad de desarrollar algunas reglas en el curso de esta transformación conforme la gente busque nuevos modos de vida. En el periodo de transición, será la tarea del colectivo democrático de los obreros, el soviet, construir alternativas y guiar el proceso.
Vogel no plantea la cuestión crucial: cuando la mujer se libere de la esclavitud doméstica, ¿será libre para hacer qué? ¿La reducción del tiempo que pase en el trabajo doméstico será compensada por un aumento comparable en el tiempo que pase en su trabajo, dos horas menos lavando ropa y trapeando pisos, dos horas más en la línea de ensamblaje de la fábrica? Ésa ciertamente no es la idea marxista de la liberación de la mujer.
Remplazar el trabajo doméstico y la crianza de los niños con instituciones colectivas son aspectos de un cambio fundamental en la relación entre producción y tiempo de trabajo. Bajo una economía socialista planificada, todo tipo de actividad económica —desde la producción de acero y computadoras hasta la limpieza de la ropa, los pisos y los muebles— pasará por un constante y rápido aumento en la cantidad de producto por unidad de trabajo aplicado. Mucho antes de que se logre una sociedad comunista, es probable que la mayor parte del trabajo doméstico ya se haya automatizado. Más en general, habrá una reducción continua del tiempo de trabajo total necesario para la producción y el mantenimiento de los bienes de consumo y los medios de producción.
En una sociedad plenamente comunista, la mayor parte del tiempo será lo que ahora llamamos “tiempo libre”. El trabajo necesario absorberá una porción tan pequeña de tiempo y energía que cada individuo se lo concederá libremente al colectivo social. Todos dispondrán del tiempo y de los recursos materiales y culturales necesarios para realizar trabajo creativo y gratificante. En los Grundrisse (1857), Marx cita la composición musical como ejemplo de trabajo genuinamente libre.
Los “feministas socialistas” falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques
En 2005, Sharon Smith, figura dirigente de la ISO que se pretende una teórica, publicó un libro, Women and Socialism: Essays on Women’s Liberation (La mujer y el socialismo: Ensayos sobre la liberación de la mujer, Haymarket Books), del cual se espera una nueva edición revisada y expandida para este año [2015]. Un extracto de esta nueva edición, “Theorizing Women’s Oppression: Domestic Labor and Women’s Oppress-ion” [Teorizando sobre la opresión de la mujer: El trabajo doméstico y la opresión de la mujer], publicado en International Socialist Review (marzo de 2013), delinea lo que la ISO define como su nuevo enfoque del feminismo. La “teorización” de Smith se basa en gran medida en el concepto de que el trabajo doméstico no remunerado es el fundamento de la opresión de la mujer, como lo presenta Vogel en Marxism and the Oppression of Women: Toward a Unitary Theory.
Smith comienza criticando a Karl Marx y Friedrich Engels, un requisito esencial para acceder al medio feminista pequeñoburgués: “La manera en que Marx y Engels describen la opresión de la mujer presenta frecuentemente componentes contradictorios: en algunos sentidos cuestionando fundamentalmente el status quo de género, pero meramente reflejándolo en otros”. Smith critica incluso más agudamente la Revolución Bolchevique de 1917 en Rusia, un evento que los liberales, feministas o no, consideran en el mejor de los casos un experimento utópico fallido y, en el peor, el nacimiento de un estado policiaco totalitario.
Haciéndole el juego a los prejuicios anticomunistas, Smith afirma que los bolcheviques apoyaron el papel tradicional de la mujer, haciendo de la maternidad el más alto deber social: “A pesar de los enormes logros de la Revolución Rusa de 1917 —incluyendo la legalización del aborto y el divorcio, el derecho al voto y a contender por puestos públicos y la abrogación de leyes que criminalizaban la prostitución y la sexualidad gay—, ésta no produjo una teoría capaz de enfrentar las normas naturales heterosexuales o la prioridad dada al destino maternal de las mujeres”. Smith procede a citar una declaración de John Riddell, un historiador izquierdista que frecuentemente publica en la International Socialist Review de la ISO: “Las mujeres comunistas en ese periodo veían el tener hijos como una responsabilidad social y buscaban ayudar a las ‘mujeres pobres que desean experimentar la maternidad como la más elevada felicidad’”.
Apoyándose en una cita sacada de contexto, Smith y Riddell falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques. Los bolcheviques veían el remplazo de la familia a través de métodos colectivos para la crianza de los niños no como un objetivo distante en una futura sociedad comunista, sino como un programa que estaban empezando a implementar en el estado obrero ruso soviético existente. Alexandra Kollontai, una de las dirigentes del trabajo bolchevique entre las mujeres, abogó por instituciones socializadas que asumieran completa responsabilidad por los niños y su bienestar físico y sicológico desde la infancia. En su discurso al I Congreso de Mujeres Trabajadoras de Toda Rusia en 1918, declaró:
“Gradualmente, la sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres...
“Existen ya casas para los niños lactantes, guarderías infantiles, jardines de la infancia, colonias y hogares para niños, enfermerías y sanatorios para los enfermos o delicados, restaurantes, comedores gratuitos para los discípulos en escuelas, libros de estudio gratuitos, ropas de abrigo y calzado para los niños de los establecimientos de enseñanza. ¿Todo esto no demuestra suficientemente que el niño sale ya del marco estrecho de la familia, pasando la carga de su crianza y educación de los padres a la colectividad?”
—“El comunismo y la familia”, Editorial Marxista, Barcelona, 1937
En una sociedad socialista, el personal encargado del cuidado y la educación en guarderías, jardines de niños y las escuelas preescolares estará compuesto de hombres y mujeres. De este modo —y sólo de este modo—, podrá eliminarse la división ancestral del trabajo entre hombres y mujeres en el cuidado de los niños pequeños.
El punto de vista de Kollontai acerca del futuro de la familia no era inusual entre los dirigentes bolcheviques. En La mujer, el estado y la revolución: Política familiar y vida social soviéticas, 1917-1936 (Ediciones IPS, 2010), Wendy Goldman, una académica estadounidense de simpatías liberales feministas, escribe que Aleksandr Goijbarg, el principal autor del primer Código Sobre el Matrimonio, la Familia y la Tutela (1918), “alentaba a los padres a rechazar ‘su amor estrecho e irracional por sus hijos’. Según su punto de vista la crianza del estado ‘proveería resultados ampliamente superiores al abordaje privado, individual, irracional y no científico de padres individualmente “amorosos” pero “ignorantes”’”. Los bolcheviques no buscaban únicamente liberar a las mujeres del fastidio doméstico y la dominación patriarcal, sino también liberar a los niños de los efectos, frecuentemente nocivos, de la autoridad parental.
Los bolcheviques y el cuidado colectivo de los niños
Haciendo eco de Vogel, Smith escribe:
“Si la función económica de la familia obrera, tan crucial en la reproducción de la fuerza de trabajo para el sistema capitalista —y que al mismo tiempo forma la raíz social de toda la opresión de la mujer—, fuera eliminada, se sentarían las bases materiales para la liberación de la mujer. Este resultado sólo puede empezar a obtenerse mediante la eliminación del sistema capitalista y su remplazo por una sociedad socialista que colectivice el trabajo doméstico antes asignado a las mujeres”.
Aquí, el uso que hace Smith del término “trabajo doméstico” resulta ambiguo. ¿Se refiere únicamente a los quehaceres domésticos y al cuidado físico de los niños pequeños? ¿Y qué hay del “trabajo doméstico” que implica lo que se considera la tutela parental hoy día en EE.UU.? Smith no nos lo dice. Simplemente ignora la cuestión de las relaciones interpersonales entre las madres y sus hijos: escuchar y hablar con ellos de sus problemas, deseos y miedos; enseñarles los primeros pasos en el lenguaje y las bases de higiene, seguridad y otras tareas prácticas; jugar con ellos; ayudarles con su tarea. Al ignorar estas interacciones como parte del dominio colectivo, la idea del socialismo de Smith es enteramente compatible con la preservación de la familia, excluyendo los quehaceres domésticos.
¿Por qué esta ambigüedad en una cuestión tan crucial? La ISO apela a los jóvenes idealistas de la izquierda liberal promoviendo una versión del “marxismo” adaptada a sus puntos de vista y a sus prejuicios. Esta organización no toma casi nunca una posición sobre tema alguno que sea verdaderamente impopular en el medio de los radicales liberales estadounidenses. Las jóvenes feministas encontrarán muy atractiva la idea de una vida familiar sin quehaceres domésticos. Pero, ¿abandonar la perspectiva de un hogar familiar propio y la preocupación exclusiva por sus “propios” hijos? La audiencia pequeñoburguesa a la que se dirige Smith se horrorizaría ante el programa bolchevique para la transformación de la vida cotidiana a través de los métodos colectivos de vida. Como escribió Kollontai:
“La mujer, a la que invitamos a que luche por la gran causa de la liberación de los trabajadores, tiene que saber que en el nuevo estado no habrá motivo alguno para separaciones mezquinas, como ocurre ahora.
“‘Estos son mis hijos. Ellos son los únicos a quienes debo toda mi atención maternal, todo mi afecto; ésos son hijos tuyos; son los hijos del vecino. No tengo nada que ver con ellos. Tengo bastante con los míos propios’.
“Desde ahora, la madre obrera que tenga plena conciencia de su función social, se elevará a tal extremo que llegará a no establecer diferencias entre ‘los tuyos y los míos’; tendrá que recordar siempre que desde ahora no habrá más que ‘nuestros’ hijos, los del estado comunista, posesión común de todos los trabajadores”.
En 1929, el Partido Comunista (PC) ruso todavía llamaba por la extinción de la familia, a pesar del ascenso al poder político de una casta burocrática conservadora dirigida por I.V. Stalin cinco años antes. Pero como escribimos en “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer”: “Para 1936-37, cuando la degeneración del PC ruso ya estaba completa, la doctrina estalinista declaró eso un ‘craso error’ y llamó por una ‘reconstrucción de la familia sobre una nueva base socialista’”.
La familia como una construcción social
Mientras que Smith y Riddell afirman falsamente que el régimen bolchevique de los primeros años apoyaba el papel tradicional de las mujeres como principales cuidadoras de sus niños pequeños, Goldman lo critica por no hacerlo:
“Los bolcheviques les adjudicaban poca importancia a los poderosos lazos emocionales entre padres e hijos. Asumían que la mayor parte del cuidado necesario de los niños, hasta de los más pequeños, podía ser relegado a empleados públicos pagos. Tendían a menospreciar el rol del lazo madre-hijo en la supervivencia infantil y el desarrollo del niño en edad temprana, por más que hasta un conocimiento rudimentario del trabajo de guarderías pre-revolucionarias hubiera revelado las tasas de supervivencia escandalosamente bajas para niños pequeños en contextos institucionales y los obstáculos para el desarrollo infantil sano”.
Esta analogía es completamente inválida. El trato y la suerte de los niños pequeños en los empobrecidos orfanatorios de la Rusia zarista no pueden ser comparados de ningún modo con el cuidado colectivo de los niños en una sociedad revolucionaria. Un estado obrero, particularmente en un país económicamente avanzando, tendría los recursos humanos y materiales para proporcionar un cuidado para los niños pequeños muy superior en todos los aspectos al de una madre en el contexto privado del hogar familiar.
Más aún, los bolcheviques pusieron gran énfasis en la salud y el bienestar de las madres y los niños. El Código Laboral de 1918 proporcionaba un descanso pagado de 30 minutos al menos cada tres horas para alimentar a un bebé. El programa de seguridad maternal implementado ese mismo año proveía una licencia por maternidad pagada de ocho semanas, recesos para el cuidado infantil e instalaciones de descanso en las fábricas para las mujeres en el trabajo, cuidado pre y postnatal gratuito y pensiones en efectivo. Con la red de clínicas de maternidad, consultorios, comedores, guarderías y hogares para las madres y los bebés, este programa probablemente fue la innovación más popular del régimen soviético entre las mujeres.
Los feministas en EE.UU. y otros lugares denuncian frecuentemente la proposición de que “la biología determina el destino” como una expresión de machismo. Y, sin embargo, Goldman asume que las mujeres, o incluso los hombres, que no tienen relación biológica con los bebés ni los niños pequeños son incapaces de desarrollar los mismos sentimientos de protección hacia ellos que sus madres biológicas. Los padres de niños adoptados probablemente tendrán algo que decir contra esta idea. Pero la práctica moderna de la adopción en EE.UU. también está basada en la idea de que sólo en el contexto de una “familia” —ya sea de madre y padre biológicos, padres adoptivos o padres gay o transgénero— los niños pueden recibir el cuidado y el amor necesarios. Lejos de ser un hecho natural, la idea de que los niños sólo pueden desarrollarse con éxito en el contexto de una familia es una construcción social.
Cuando la gente vivía como cazadores-recolectores (durante la vasta mayoría de los 200 mil años en los que ha existido nuestra especie), la banda o la tribu, no “la pareja”, era la unidad básica de la existencia humana. Un ejemplo del pasado no muy distante viene del testimonio de los misioneros jesuitas del siglo XVII entre el pueblo de cazadores naskapi de Labrador. Como lo cuenta Eleanor Burke Leacock en su magnífica introducción a El origen de la familia, la propiedad privada y el estado de Engels (International Publishers, 1972), los jesuitas se quejaban de la libertad sexual de las mujeres naskapi, señalándole a un hombre que “no estaba seguro de que su hijo, que estaba ahí presente, fuera su hijo”. La respuesta del naskapi es reveladora: “Ustedes no tienen sentido. Ustedes los franceses aman sólo a sus propios hijos; pero nosotros amamos a todos los niños de nuestra tribu”.
La desaparición de las clases y la propiedad privada bajo el comunismo conduciría inevitablemente a la completa libertad en las relaciones sexuales y a la desaparición de cualquier concepto de legitimidad e ilegitimidad. Todo el mundo tendría acceso a los beneficios completos de la sociedad por el sólo hecho de ser ciudadano del soviet internacional.
La familia como portadora de la ideología burguesa
Vogel y Smith limitan implícitamente el concepto de trabajo doméstico a las actividades físicas. De ese modo, Smith escribe: “Las actividades cotidianas de la familia aún giran alrededor de la alimentación, el vestido, la limpieza y el cuidado en general de sus miembros, y esa responsabilidad aún recae principalmente en las mujeres”. Pero criar hijos con miras a su eventual ingreso al mercado laboral no es como criar becerros y corderos para el mercado ganadero. La reproducción de la fuerza de trabajo humana no tiene sólo un componente biológico, sino también uno social, es decir ideológico. Llevar a un niño a la iglesia o a recibir educación religiosa también es una forma de trabajo doméstico, importante a su modo para la preservación del sistema capitalista; lo mismo sucede con llevar a un niño a ver una película que glorifica los “valores familiares”, el patriotismo, etc. La familia es la principal institución a través de la cual la ideología burguesa en sus distintas formas se transmite de una generación a la siguiente.
En El ABC del comunismo (1919), escrito por dos dirigentes bolcheviques, Nikolai Bujarin y Evguenii Preobrazhensky, se explica cómo la diminuta minoría de capitalistas no puede dominar a la clase obrera utilizando sólo la fuerza física y la coerción impuestas por la policía y el ejército. La preservación del sistema capitalista también requiere de la fuerza de las ideas:
“La burguesía comprende que no puede someter a la clase obrera con la sola fuerza bruta. Sabe que es necesario nublar también el cerebro... El estado capitalista educa especialistas para el acretinamiento y la doma del proletariado: maestros burgueses y profesores, curas y obispos, plumíferos y periodistas burgueses”.
Bujarin y Preobrazhensky señalaron tres instituciones fundamentales para mantener el dominio ideológico de la burguesía: el sistema educativo, la iglesia y la prensa (los medios masivos actualmente incluyen también al cine, la televisión y el Internet).
En los países capitalistas avanzados, en los que los niños son normalmente considerados propiedad de sus padres, la familia tiene relaciones distintas con cada una de esas instituciones. A partir de los cinco o seis años, los niños están legalmente obligados a asistir a la escuela (pública o privada) y los niños más chicos con frecuencia van a preescolar. Desde muy temprana edad, los niños ven televisión; algunos padres, más frecuentemente las madres, controlan lo que ven. A diferencia de los maestros y los productores de televisión, los clérigos no tienen un acceso tan automático a los niños pequeños: en EE.UU. y otros países, los padres deciden si sus hijos reciben adoctrinamiento religioso o no. Al menos al inicio, este adoctrinamiento les es impuesto a los niños en contra de sus deseos subjetivos. Probablemente no hay en el planeta un niño de cuatro o cinco años que prefiera asistir a servicios religiosos en vez de jugar con otros niños.
Tomemos el caso de un niño de diez años cuyos padres son católicos practicantes. Desde que tiene memoria lo han llevado a misa. Ha ido a una escuela católica en vez de ir a la escuela pública, o adicionalmente a ésta. En casa, ha escuchado rezos antes de cada comida y experimentado múltiples expresiones de fe religiosa en la vida doméstica cotidiana. Hay grandes probabilidades de que un niño como éste suscriba las creencias y doctrinas católicas al menos hasta una etapa posterior de su vida en la que se vea libre de la autoridad de sus padres.
Por otro lado, veamos ahora el caso de un niño de diez años cuyos padres no son religiosos. Su conocimiento de la religión está limitado a lo que ha aprendido en la escuela pública e información ocasional obtenida de programas de televisión, películas y discusiones con otros niños de mentalidad religiosa. Un niño así casi seguramente no será religioso. Pero no tener religión no inmuniza a un niño de otras formas probablemente “progresistas” de ideología burguesa. Un niño criado por padres que suscriben el “humanismo secular” muy probablemente se considerará políticamente liberal en EE.UU. o socialdemócrata en Europa, y probablemente demostrará elitismo intelectual. Así mismo, existe una corriente del libertarismo ateo (asociada con Ayn Rand) que glorifica el individualismo egoísta y el capitalismo de “libre mercado”. La religión no es la única forma de ideología burguesa reaccionaria.
La familia oprime a los niños al igual que a las mujeres, y deforma muchísimo la conciencia de los hombres también. Los feministas, liberales y “socialistas”, ignoran este hecho social fundamental, si no es que abiertamente lo niegan. Para éstos, reconocer que la opresión de los niños es intrínseca a la familia significaría (¡horror de horrores!) criticar el comportamiento socialmente condicionado de las mujeres en su papel de madres. Marxistas autoproclamados como Vogel y Smith, que promueven la tesis de que el trabajo doméstico es la base de la opresión de las mujeres, tratan implícitamente a las mujeres como si sólo hicieran bien a sus hijos.
Contra la represión sexual de los niños
Aunque la mayoría de los feministas condenarían el abuso físico de los niños, en los hechos permanecen indiferentes al abuso sicológico. Por tomar sólo un ejemplo, los hijos de padres fundamentalistas cristianos (católicos o protestantes) sufren la tortura mental de creer que irán al infierno si no se portan bien.
La represión sexual de los niños, que se extiende a la adolescencia, está bastante más extendida y causa daños sicológicos más graves. La sociedad capitalista está diseñada para penalizar la expresión de sexualidad de los niños desde el nacimiento. Incluso los padres más instruidos no pueden proteger a sus hijos de la ideología moralista y antisexo que permea la sociedad estadounidense —desde los pasillos decorados en azul y rosa en las jugueterías hasta la prohibición de desnudez en público y la demonización de la actividad sexual de los niños, incluida la masturbación—. Como principales cuidadoras de los bebés y los niños pequeños, las madres (más que los padres), inician el proceso de represión sexual, enseñándoles a los niños a sentirse avergonzados de sus cuerpos y a suprimir su curiosidad natural.
August Bebel, uno de los principales dirigentes de la socialdemocracia alemana a finales del siglo XIX y principios del XX, parece un libertario sexual radical en comparación de los “feministas socialistas” de hoy en día. En La mujer y el socialismo, insistía:
“La satisfacción del instinto sexual es asunto personal de cada uno lo mismo que la satisfacción de cualquier otro instinto natural. Nadie tendrá que dar cuentas a otro ni se entremezclará nadie a quien no se le llame... El hecho de que desaparezca esa vergüenza tonta y ese ridículo secreto para hablar de las cosas sexuales, dará al trato entre los sexos una forma mucho más natural que hoy” [énfasis en el original].
Uno puede leer cientos de páginas escritas por los “feministas socialistas” modernos sin encontrar un solo argumento de que una sociedad socialista le permitirá a todo mundo satisfacer mejor sus deseos y necesidades sexuales.
El futuro comunista
Bajo el comunismo, la gente tendrá la genuina y auténtica libertad de construir y reconstruir sus relaciones interpersonales. Desde luego, esta libertad no es absoluta. La humanidad no puede trascender sus características biológicas y su relación con el entorno natural. El hombre y la mujer comunistas también envejecerán y morirán. Tampoco es posible borrar por completo el pasado y construir la sociedad desde cero. La humanidad comunista heredará, para bien y para mal, el legado cultural acumulado de nuestra especie. No podemos s aber qué prácticas sexuales existirán en la sociedad comunista porque serán determinadas en el futuro. Cualquier proyección, y más aún una prescripción, llevaría consigo las actitudes, los valores y los prejuicios formados en una sociedad de clases represiva.
Una diferencia fundamental entre los marxistas y los feministas, ya sean liberales o supuestamente socialistas, es que nuestro objetivo final no es la equidad entre los géneros como tal, sino el desarrollo progresista de la especie humana en su conjunto. La crianza comunal de los niños bajo condiciones de abundancia material y riqueza cultural producirá seres humanos cuyas capacidades mentales y bienestar sicológico serán vastamente superiores a las de la gente en esta sociedad empobrecida, opresiva y dividida en clases. En un discurso de 1932 acerca de la Revolución Rusa, “¿Qué fue la Revolución Rusa?”, León Trotsky dijo:
“Verdad es que la humanidad ha producido más de una vez gigantes del pensamiento y de la acción que sobrepasaban a sus contemporáneos como cumbres en una cadena de montañas. El género humano tiene derecho a estar orgulloso de sus Aristóteles, Shakespeare, Darwin, Beethoven, Goethe, Marx, Edison, Lenin. ¿Pero por qué estos hombres son tan escasos? Ante todo, porque han salido, casi sin excepción, de las clases elevadas y medias. Salvo raras excepciones, los destellos del genio quedan ahogados en las entrañas oprimidas del pueblo, antes que ellas puedan incluso brotar. Pero también porque el proceso de generación, de desarrollo y de educación del hombre permaneció y permanece siendo en su esencia obra del azar; no esclarecido por la teoría y la práctica; no sometido a la conciencia y a la voluntad...
“Cuando haya terminado con las fuerzas anárquicas de su propia sociedad, el hombre trabajará sobre sí mismo en los morteros, con las herramientas del químico. Por primera vez, la humanidad se considerará a sí misma como una materia prima y, en el mejor de los casos, como un producto semiacabado físico y psíquico. El socialismo significará un salto del reino de la necesidad al reino de la libertad. También es en este sentido que el hombre de hoy, lleno de contradicciones y sin armonía, franqueará la vía hacia una nueva especie más feliz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/familia.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.05 19:48 ShaunaDorothy EE.UU.: Cacería de brujas asesina “Delincuentes sexuales” marcados por el estado: Parias de por vida (Febrero de 2014)

https://archive.is/HdHvI
Espartaco No. 40 Febrero de 2014
Durante las últimas décadas, la policía sexual de este país ha capturado a cerca de un millón de personas. Se les encarcela, se les humilla públicamente y se les pone en peligro mediante los registros de “delincuentes sexuales” en Internet, se les rastrea con tobilleras de GPS, se les expulsa de sus propias comunidades y se les obliga a vivir bajo los puentes o en los bosques. Se han convertido en parias sociales, en los leprosos de la actualidad.
Incluso mientras el matrimonio gay —y los boy scouts (abiertamente) gays— son cada vez más aceptados, el esfuerzo de los gobernantes por legislar el sexo y la “moralidad” parece no tener fin. Su más reciente expresión es el frenesí azuzado contra un supuesto brote de incorregibles “depredadores sexuales”, especialmente los que supuestamente tienen como blanco a niños en Internet (es decir, un mundo fantástico) o a través de la pornografía (también pura fantasía). No hay tal epidemia; sin embargo, parece haber un gran número de policías infiltrados al acecho en los chat rooms. Se ha victimizado a miles sólo por mirar pornografía o por intentar comunicarse con otros, por no hablar del sexo consensual con menores, nada de lo cual sería un crimen en una sociedad racional.
Tal como ocurrió con la histeria de los años ochenta y noventa sobre las supuestas redes satánicas de abuso de menores en las guarderías, el depredador de Internet es un mito manufacturado por el gobierno y los medios. Incitando y manipulando el miedo y las actitudes sociales atrasadas, su finalidad subyacente es legitimar y fortalecer los poderes del estado capitalista. Mientras los políticos demócratas y republicanos sermonean sobre “proteger a nuestra niñez”, los imperialistas estadounidenses bombardean a niños en todo el mundo y millones pasan hambre incluso en este país, donde la tasa de mortalidad infantil llega al lugar 51 del mundo.
Entre las innovaciones legales más perniciosas, diseñadas para aumentar el control del gobierno, están las leyes federales que firmó el presidente demócrata Bill Clinton a mediados de los noventa y que le exigen a los delincuentes sexuales liberados que se registren en Internet y notifiquen a la comunidad su paradero. Otro estatuto le exige a las autoridades estatales que transmitan sus datos y huellas digitales al FBI para que éste forme una base de datos nacional. También está el “confinamiento civil”, que permite mantener a los prisioneros recluidos más allá del término de sus sentencias. Con estas leyes, los convictos de delitos sexuales se ven inmersos en un laberinto kafkiano de presunta culpabilidad, ostracismo social, castigos preventivos, miedo y violencia, frecuentemente de por vida.
Para Charles Parker de Jonesville, Carolina del Sur, y para su esposa, registrarse como delincuente sexual fue una sentencia de muerte. En julio, Jeremy Moody halló el nombre de Parker en el registro y ubicó su hogar en un mapa, se dirigió ahí y disparó y apuñaló a la pareja. “No he venido a robarte. He venido a matarte porque eres un abusador de niños”, dijo Moody, quien tiene la palabra “skinhead” [cabeza rapada] tatuada en el cuello. (Parker no había sido convicto por abuso de menores.) Posteriormente, Moody admitió que se preparaba para matar a otra persona que figuraba en el registro.
Un caso de estudio: Los Friedman
Hace poco volvió a las noticias el caso de Arnold Friedman y su hijo adolescente Jesse, documentado en la escalofriante película nominada al Oscar de 2003 Capturando a los Friedman. La película muestra cómo los dos hombres de Long Island, víctimas del abuso policiaco, la histeria de la comunidad y el sesgo judicial, fueron obligados a confesar en falso decenas de casos de abuso de menores que supuestamente ocurrieron en las clases de computación de Arnold, con la ayuda de Jesse. Un amigo adolescente de éste, Ross Goldstein, también fue condenado a trece meses de prisión tras ser obligado a confesar y a hacer acusaciones falsas contra Jesse.
Los cargos de esa cacería de brujas iban desde lo inverosímil hasta lo imposible. Como lo puso Jesse Friedman, un niño de diez años que asistía a las clases semanalmente alegó que había sido forzado a tener sexo anal u oral 30 veces en un periodo de diez semanas y —tras reinscribirse— fue violado 41 veces a lo largo del siguiente año. Entre lo que un cargo describía como abusos en grupo se incluía el “salto de rana”, en el cual Arnold y Jesse supuestamente sodomizaban a toda la clase de niños desnudos saltando de uno al otro. Pese a las historias de violencia física, abuso verbal y sexo forzado frente a toda la clase, no se presentó una sola evidencia: ni moretones ni ropa manchada de sangre. Ni uno solo de los padres expresó la menor sospecha hasta que la policía llegó a sus casas a interrogar a sus hijos.
El único hecho incuestionable es que en 1987 los agentes aduanales interceptaron un paquete dirigido a Arnold Friedman que contenía pornografía infantil, lo que llevó a la policía a allanar el hogar de los Friedman en el suburbio de Nueva York de Great Neck. La policía confiscó unas 20 revistas de pornografía infantil tomadas de varias partes de la casa y una lista de los niños que asistían a las clases de Arnold.
¡Al poseer pornografía infantil, Arnold Friedman no cometió crimen alguno! Fotografías, sexo de fantasía, entretenimiento: la pornografía no hace daño a nadie. ¿Cuántos de nosotros podríamos librarnos de la prisión si los “pensamientos desviados” se castigaran con cárcel? Al contrario de ciertos feministas y de los maoístas del Revolutionary Communist Party [Partido Comunista Revolucionario], quienes quisieran prohibir la pornografía sobre la espuria base de que provoca violencia contra la mujer, nosotros reconocemos que las leyes antipornografía dañan a todos al legitimar la censura y desatar la interferencia estatal en la vida privada. Nos oponemos a las leyes contra la pornografía y a las leyes contra los “crímenes sin víctimas”, como la prostitución, las drogas y las apuestas. ¡El gobierno debería sacar los ojos, oídos y narices de las alcobas y de las vidas privadas de la gente!
Según la retorcida lógica que esta sociedad promueve, Arnold Friedman, espectador de pornografía, debía ser por lo tanto un abusador de menores, por lo que fue condenado a una sentencia de diez a 30 años de prisión y murió en la cárcel en 1995, aparentemente por suicidio. Jesse recibió una sentencia de seis a 18 años tras las rejas. Lo liberaron en 2001 después de trece años, sólo para que comenzara una cadena perpetua de persecución legal y social.
Ya antes de que comenzara el juicio, las autoridades promovieron la noción de que cada uno de los estudiantes de Arnold debía ser considerado una víctima. Cientos de padres de familia histéricos se apiñaron en reuniones comunitarias exigiendo asesoría sobre cómo ayudar a sus hijos. Se les dijo que fueran a terapia. Años después, muchas supuestas víctimas testificaron respecto al terrible daño que sufrieron ellos y sus familias cuando el estado los obligó a inventar historias, y luego por la subsiguiente “terapia” basada en esas ficciones.
En 2013, la oficina del mismo fiscal que condenó a los Friedman revisó el caso en respuesta a una acusación de calumnia que el Tribunal de Apelaciones del II Distrito emitió en 2010. El tribunal escribió: “Aquí las actas indican una ‘probabilidad razonable’ de que Jesse Friedman fuera injustamente sentenciado”. Para la revisión de la fiscalía, Ross Goldstein (a quien los documentos legales se refieren como Kenneth Doe) habló por primera vez en 23 años. En un documento de nueve páginas dirigido al fiscal de distrito, afirmó: “Ninguno de los sucesos que Kenneth Doe supuestamente describió o que se atribuyen a él tuvo lugar en realidad”. Goldstein reunió a numerosos ex alumnos que hoy afirman que en las clases no ocurrió absolutamente nada y que la policía los intimidó para que rindieran falsos testimonios. Sin embargo (predeciblemente), el resultado del autoexamen fue que la oficina del fiscal se absolvió a sí misma de cualquier falta en el proceso.
La sexualidad infantil y el estado
El caso Friedman, una tragedia incesante para toda una familia, subraya varias cuestiones políticas importantes. El enfoque de la Spartacist League deriva de nuestra concepción marxista del mundo y nos enfrenta con el moralismo burgués y con frecuencia también con muchos grupos autodenominados socialistas. La sexualidad humana es muy amplia, pero su práctica está condicionada por cada sociedad particular. La sociedad burguesa estadounidense, con su componente de fanatismo religioso, destina una cantidad considerable de energía a delimitar los apetitos sexuales en nombre del orden social. Con sus policías, jueces y prisiones, la intervención del estado en las relaciones sexuales privadas tiene como fin imponer la moralidad que profesa la burguesía, y con frecuencia transforma una experiencia inofensiva y muchas veces positiva en una pesadilla. El estado burgués no es ni un árbitro neutral ni un protector de la ciudadanía; existe para asegurar la conservación del dominio capitalista.
La premisa de muchas leyes contra el sexo es que los niños son seres asexuales. De manera absurda, los púberes y los adolescentes con las hormonas desbocadas son considerados niños. De hecho, la sexualidad es parte de la constitución humana desde la infancia. Como discutimos con amplitud en el artículo “Unholy Alliance of Feminists and Christian Right—Satan, the State and Anti-Sex Hysteria” (La impía alianza de los feministas y la derecha cristiana—Satanás, el estado y la histeria antisexo, Women and Revolution No. 45, invierno-primavera de 1996), los niños son pequeños animales inquisitivos que en su camino a la madurez llevan a cabo experiencias y observaciones sexuales y de todo tipo. Tal como ocurre con otras especies de primates, el sexo entre los humanos tiene un amplio componente de aprendizaje. Hoy, en gran parte del país se le niega a la juventud el acceso oportuno a los métodos anticonceptivos y a la educación sexual, dejándola vulnerable a los embarazos no deseados y a las enfermedades de transmisión sexual. Si intenta actuar como la televisión e Internet le enseña, se mete en problemas.
Las leyes contra el estupro varían mucho de un estado a otro, pero todas criminalizan toda actividad que un tribunal considere sexual por el solo hecho de que un menor (alguien que no haya llegado a la “edad de consentimiento”) participe en ella, independientemente de si lo que suceda sea o no consensual. La ley mezcla deliberadamente el sexo consensual con el ataque sexual violento y con la violación. Cualquiera que sea hallado culpable de haber tenido sexo con un menor, o cualquier cosa considerada contacto sexual, se considera automáticamente un delincuente violento. La designación “depredador” puede aplicarse cuando un tribunal decide que una relación fue establecida o promovida con fines de “victimización”.
El único lineamiento para cualquier relación sexual debería ser el consentimiento efectivo —es decir, el entendimiento mutuo de las partes participantes— independientemente de la edad, el género o la preferencia sexual. Sin duda, determinar incluso lo más básico —por ejemplo, si un acto tuvo lugar realmente y si fue consensual— puede ser problemático a veces. Y ciertamente hay muchos casos en que la víctima de una violación o de un abuso violento puede recurrir a la ley. Al mismo tiempo, como alguna vez comentó el dramaturgo irlandés Brendan Behan en un contexto diferente: “Nunca he visto una situación tan terrible que un policía no pueda empeorar”. Además, desentrañar las cuestiones de la sexualidad humana del entramado de prejuicios sociales es casi imposible en esta sociedad dividida en clases y razas. Libre de la crueldad y la fría indiferencia que resultan de la búsqueda de ganancia, una sociedad socialista buscaría un enfoque científico a estas cuestiones difíciles.
Enciérrenlos...
Las leyes antisexo han creado una enorme masa de blancos potenciales, alimentando pesquisas con vastas sumas de dinero para trabajo encubierto y alentando procesos fraudulentos mediante el uso de oscuras invenciones siquiátricas y “testigos expertos”. En consecuencia, cada vez más víctimas caen en las fauces del sistema carcelario estadounidense, que ya es el mayor del mundo. Las cifras de la guerra contra los “depravados” sexuales se suman a las de la anterior “guerra contra el crimen” y a la continua “guerra contra las drogas”, eufemismos para nombrar la persecución legal racista que ha cuadruplicado la población carcelaria a cerca de 2.2 millones de personas al día de hoy, de las cuales casi la mitad son negras.
Desde los años setenta hasta hoy, el número de personas encarceladas como delincuentes sexuales se ha multiplicado. El libro Sex Panic and the Punitive State (Pánico sexual y el estado punitivo, University of California Press, 2011), de Roger N. Lancaster, aporta una investigación útil que describe el desarrollo de estos pánicos y muestra con precisión cuán vasto es el archipiélago de víctimas de la persecución sexual estatal. Lancaster escribe: “Nacionalmente, los casos reportados de abuso infantil saltaron de seis mil en 1976 a 113 mil en 1985 y a 350 mil en 1988: la cifra se multiplicó 58 veces en doce años”. Apuntando al terror irracional al “desconocido que acecha”, en un artículo publicado en el New York Times del 20 de agosto de 2011 titulado “Sex Offenders: The Last Pariahs” [Delincuentes sexuales: Los últimos parias], señaló: “El riesgo de que un niño sea asesinado por un depredador sexual desconocido es comparable al de morir fulminado por un rayo”. Lancaster también señala que “la mayoría de los perpetradores de abusos sexuales son miembros de la familia, parientes cercanos, amigos o conocidos de la familia de la víctima”.
Las cacerías de brujas antisexo han sido usadas para deshacerse de elementos básicos que los estadounidenses habían aprendido a considerar inherentes a la democracia, así como la “guerra contra el terrorismo” ha destripado toda una gama de derechos constitucionales. Como puede verse en el caso Friedman, lo primero que se pierde es la privacidad, seguida de la presunción de inocencia, cuando los acusados son satanizados. Luego se marca a los convictos de por vida. Hoy, cerca de 750 mil personas están en el registro de Internet que instituyó la “Ley Megan” de la era Clinton, promulgada tras el brutal asesinato de la pequeña Megan Kanka de siete años en un ataque sexual en 1994.
Al salir de la cárcel, Jesse Friedman —quien para empezar no había hecho nada— fue clasificado como “depredador sexual violento nivel III”, es decir, como alguien en alto riesgo de reincidir y como una amenaza a la seguridad pública. Como tal, tuvo que abandonar su casa tres veces. Con respecto a las restricciones de residencia, que le prohíben la proximidad con niños, escribió en su página web: “Si miras un mapa, te darás cuenta de que eso significa prácticamente cualquier parte. En algunos estados y ciudades se me prohibiría estar en cualquier lugar ‘donde se sabe que los niños se congregan’, incluyendo bibliotecas, museos, acuarios, playas e incluso eventos deportivos públicos”. “La Ley Megan”, escribió, “es el exilio social”.
Otros miles han sido convertidos en parias de manera similar. En Southampton, un destino vacacional para las celebridades neoyorquinas y los tiburones de Wall Street, unos 40 hombres convictos de diversos delitos sexuales se ven obligados a vivir en dos tráilers alejados de los centros habitados. Sólo uno de los tráilers tiene regadera y los que viven en el otro tienen que tomar el autobús dos veces por semana para ducharse.
La novela agudamente realista de Russell Banks, Lost Memory of Skin (La memoria perdida de la piel, HarperCollins, 2011), explora el horrendo mundo de los nuevos parias. El héroe es un joven tímido e ingenuo al que se le llama “el Chico”, cuyo fiel compañero y único amigo es su iguana Iggy. El Chico va a conocer a “brandi18”, con quien había tratado sólo por Internet, sólo para encontrarse con que en casa de ella lo esperan el padre de Brandi y cinco policías. Tras ser arrestado y condenado, se halla a sí mismo sin hogar, viviendo bajo un puente junto a otros “delincuentes sexuales”, pepenando comida de los basureros. En nombre de políticos que buscan un encabezado de prensa, la policía allana incluso ese lugar diminuto, sucio y semioculto, con resultados trágicos. A estos hombres del puente se les obliga implacablemente a recargar constantemente sus tobilleras de monitoreo:
“Toma media hora cargar completamente la batería del monitor, y durante esa media hora el Chico se siente íntimamente conectado a los demás millones de delincuentes sexuales, jóvenes, viejos y de otras edades...todos los cuales han conectado sus tobilleras electrónicas a contactos y están sentados en alcobas, salas y sótanos de casas, apartamentos y remolques, en estacionamientos, refugios de indigentes, parques públicos, aeropuertos, estaciones de tren, salas de espera, oficinas, en las trastiendas de restaurantes de comida rápida, bajo pasos a desnivel y puentes peatonales —como si todos ellos fueran hojas temblorosas en las ramas grandes y pequeñas de un vasto árbol eléctrico cuya sombra cubriera todo el país—”.
...y tiren la llave
Las diversas leyes estatales y federales de “confinamiento civil” que se han aprobado desde 1990 son una burla de la noción de “cumplir tu sentencia” y de la pretendida rehabilitación. Por ejemplo, la “Ley Adam Walsh de Protección y Seguridad de los Niños” de 2006 posibilita la detención indefinida de cualquier prisionero federal —incluso si nunca ha sido convicto de ningún delito sexual— que haya cumplido su sentencia pero sea considerado mentalmente “anormal” y se crea probable que cometa algún delito sexual en el futuro.
En el artículo “When the Feds Decide Who’s Sexually Dangerous” [Cuando los federales deciden quién es sexualmente peligroso], publicado en The Atlantic (20 de mayo de 2010), Wendy Kaminer señala: “Quienes confían en la burocracia federal y creen que los funcionarios usarán su poder adecuadamente, con imparcialidad y buena fe, pueden sentirse protegidos por él; a los demás debe preocuparles que el gobierno pueda detener ciudadanos indefinidamente, sin juicios con jurado, basándose en especulaciones sobre su futura peligrosidad”. Díganselo a los prisioneros de Guantánamo.
Bajo algunas leyes estatales, los sometidos a confinamiento civil pueden tener derecho a un proceso ante un juez, pero no a un juicio con la posibilidad de preparar una defensa. La mayoría no recibe “tratamiento” y prácticamente nadie obtiene algo de él. ¡Incluso se dio el caso de un hombre de Wisconsin de 102 años que no pudo someterse a tratamiento por fallas en la memoria y problemas de oído!
Hasta 2007, dos mil 700 hombres estaban recluidos en centros de confinamiento civil. Para escapar de las garras de estas instituciones penales/“terapéuticas” en las que se encuentran sepultados, algunos prisioneros incluso solicitan ser castrados, como lo relata el artículo “The Science of Sex Abuse” [La ciencia del abuso sexual] de Rachel Aviv (The New Yorker, 14 de enero de 2013). La primera persona detenida bajo la Ley Adam Walsh, Graydon Comstock, cuestionó la legislación en un caso ante la Suprema Corte en 2010. Aviv observa: “Para cuando el caso fue atendido, cuatro años después de que la sentencia criminal de Comstock expirara, él tenía ya 67 años y padecía del corazón, de diabetes e incontinencia. Ya dos veces había solicitado ser castrado, creyendo que la operación ayudaría en su caso, pero se le dijo que no estaba médicamente justificada”. En años recientes, la Suprema Corte ha refrendado diversos estatutos del confinamiento civil.
El poderoso análisis de Aviv de los horrores del confinamiento civil gira en torno al caso real de un soldado solitario llamado John, que se hizo amigo en un chat room de “Indy-Girl”. Sí, era un policía encubierto. El soldado, invitado a un tentador picnic al aire libre, rápidamente fue capturado por la Unidad Militar de Investigaciones y el FBI. John fue sentenciado a 53 meses en una prisión federal por poseer pornografía infantil y por “usar Internet para inducir a un menor a tener sexo”. Pero entonces fue cuando empezaron sus verdaderos problemas.
Tras salir en libertad condicional, John recayó y volvió a mirar pornografía con menores, por lo que rápidamente fue sentenciado a otros dos años en prisión. Seguía preso cuando el Congreso aprobó la Ley Adam Walsh, por lo que se le transfirió a una prisión médica de Massachusetts y, sin audiencia legal, se determinó que era de “alto riesgo”. Así pasaron cuatro años. En 2011 comenzó su audiencia de confinamiento civil. Al año siguiente, un juez dictaminó que John era demasiado peligroso para ser liberado y lo condenó a un “confinamiento terapéutico” indefinido en el sistema carcelario federal. Desde entonces sigue en ese limbo, donde una “terapia” diaria lo alienta a declarar cada vez más historias fantasiosas para ganarse la aprobación de los siquiatras, historias que sólo contribuyen a incriminarlo. Vivir en una tienda de campaña bajo un puente parece un destino preferible.
Nuevas brujas, nuevos inquisidores
En Estados Unidos, con su vena profundamente puritana y su insidioso racismo, la combinación de sexo y raza siempre ha sido usada como medio de control social. El mito del hombre negro depredador acosando a mujeres y niños blancos se conjuró para mantener aterrorizada a la población negra cuando la ley linchadora imperaba en el Sur de Jim Crow. Con frecuencia se ha recurrido a leyes antisexo para poner a hombres negros tras las rejas, incluyendo a celebridades como el boxeador Jack Johnson en 1912 y a Michael Jackson en 1994 y de nuevo diez años después.
Las cruzadas antisexo fueron una de las armas que se usaron para revertir las conquistas de las luchas por los derechos civiles y para apagar el descontento social de los años sesenta y principios de los setenta, especialmente el provocado por la Guerra de Vietnam. Tras tomar posesión en 1977, el gobierno demócrata de Jimmy Carter desató un asalto de reacción social interna mientras llevaba a la Casa Blanca el fundamentalismo religioso de los “renacidos”. Bajo el lema de los “derechos humanos” lanzó también la Segunda Guerra Fría del imperialismo estadounidense con el objetivo de destruir a la Unión Soviética.
La siguiente década presenció una de las cacerías de brujas más terribles y peculiares de la historia estadounidense: la histeria respecto al “abuso satánico” en las guarderías, que le arruinó la vida a cientos de hombres, mujeres y niños. El auge de esta cacería de brujas, que se extendió hasta principios de los años noventa, coincidió con la reacción reaganista —la cual, entre otras cosas, intentó enviar a las mujeres de vuelta a los hogares—. Se recortaron los fondos para el bienestar social y otros programas sociales, como las guarderías y preescolares para madres trabajadoras, provocando enormes dificultades y daños a las mujeres y los niños. El pánico del “abuso satánico” sirvió para encubrir un abuso real por parte del gobierno.
En el juicio más largo de la historia estadounidense, que se extendió de 1986 a 1990, el caso de la escuela preescolar McMartin, los niños testigos contaron historias de sacrificios animales, orgías, pasadizos secretos, mutilación de cadáveres y otras ficciones. El caso comenzó en 1983, y para el año siguiente el gran jurado había reunido 354 declaraciones que implicaban hasta 369 supuestas víctimas, mientras la policía anunciaba una enorme conspiración criminal. Más de 70 personas fueron condenadas injustamente. Mientras tanto, decenas de otros casos de “satanismo” barrieron el país, desde el condado de Kern en California, hasta Fells Acres en Massachusetts y la guardería Little Rascals de Carolina del Norte. En estos casos no se encontró evidencia alguna. Los acusados eran completamente inocentes, como señalamos entonces (a diferencia de prácticamente todo el resto de la izquierda) al defender a los trabajadores de las guarderías. Los Friedman fueron arrestados en medio de esa cacería de brujas.
Los liberales y feministas burgueses ayudaron a impulsar esa locura. Aunque se presentan como protectores de las mujeres y los niños, su remedio es pedirle al estado leyes más numerosas y más duras, así como más vigilancia policiaca. La versión más extrema de esa misma política fue el libro de 1975 de Susan Brownmiller, Against Our Will [Contra nuestra voluntad], famoso por su aseveración de que la violación es la principal forma en que todos los hombres controlan a todas las mujeres. Su propuesta: más mujeres policías.
En los años setenta y ochenta, los florecientes escuadrones de dios, dirigidos por gente como el fundamentalista católico Patrick Buchanan y el líder de la Mayoría Moral Jerry Falwell, se movilizaban contra el aborto y declaraban que el sida era un castigo de dios a los gays. Mientras los fanáticos de derecha sitiaban las clínicas de aborto, los feministas apuntaban contra la pornografía y un imaginario abuso satánico. Al impulsar este programa antisexo, los “progresistas” entablaron una alianza temporal con los evangélicos.
El estado respondió gustoso. En 1974, el demócrata Walter Mondale promovió la Ley de Prevención y Tratamiento del Abuso Infantil, que obligaba a los terapeutas, maestros y trabajadores sociales a informar a la policía de cualquier indicación de abuso. Así, se suponía que cientos de miles de educadores y trabajadores sociales actuarían como auxiliares de la maquinaria de represión del estado capitalista. En los años ochenta, el procurador general de Reagan, Edwin Meese, lanzó una gran campaña contra la pornografía, con bastante ayuda de sus aliados liberales. Con Internet, las cosas no hicieron sino empeorar. En los últimos quince años, las sentencias federales por posesión de pornografía infantil han aumentado en extensión más de 500 por ciento y pueden ameritar hasta cadena perpetua, la sentencia que suele darse al homicidio en primer grado.
Entre las feministas más prominentes que impulsaban las reaccionarias campañas antiporno estaba la fundadora de la revista Ms., Gloria Steinem, quien empezó su carrera como informante de la CIA. La despreciable Steinem también se subió con furor al tren del ritual satánico y la memoria reprimida. A mediados de los ochenta financió una excavación que los padres de familia de la escuela preescolar McMartin realizaron en busca de los (inexistentes) túneles y calabozos de los que habían hablado sus hijos bajo coerción. En 1993, Ms. salió con el encabezado: “El abuso ritual de las sectas existe —¡Créanlo!”.
En 1995, Steinem narró el documental de HBO The Search for Deadly Memories. Los apócrifos “recuerdos recuperados” de abuso cumplieron una función perniciosa en numerosos casos. Estos “recuerdos reprimidos”, como los llaman los trabajadores sociales fraudulentos, son la versión secular liberal de la histeria religiosa. Como materialistas convencidos, no nos lo creímos. Como señalamos en “Satan, the State and Anti-Sex Hysteria”, las técnicas que supuestamente revelan traumas reprimidos han demostrado ser excelentes para inducir recuerdos falsos, especialmente en niños pequeños y susceptibles. En ocasiones, es la policía quien implanta los supuestos recuerdos en el curso de los interrogatorios, como ocurrió en el caso Friedman. Los traumas verdaderos realmente trauman a la gente, que tiende a recordarlos.
El sexo, el matrimonio y la familia
¿Cómo es que la expansión de la tolerancia (salvo en reaccionarios endurecidos y fanáticos religiosos) respecto al matrimonio gay puede coexistir con una implacable cacería de brujas antisexo? Esto se debe a que el matrimonio, un contrato legal, es uno de los principales sostenes sociales del estado burgués. En una presentación el pasado mayo, David Thorstad, quien en 1978 estuvo entre los fundadores de la North American Man/Boy Love Association (NAMBLA), señaló la desbandada del movimiento radical gay:
“El anterior desafío a la heterosupremacía, dirigido a liberar la sexualidad reprimida de todos, ha sido remplazado por un enfoque conservador y convencional por la aceptación de la sociedad capitalista heterosupremacista. Donde esto es más obvio es en la búsqueda del matrimonio y la participación abierta en instituciones opresivas como el ejército, así como los llamados a fortalecer las fuerzas represivas del estado mediante las leyes contra los llamados crímenes de odio”.
Así, en la búsqueda de la respetabilidad burguesa, las marchas del orgullo gay acogen contingentes de policías gays, cuyo trabajo incluye el arresto de “delincuentes sexuales”. Mientras tanto, los organizadores de las marchas vetan a organizaciones como NAMBLA, que llama por la despenalización de las relaciones consensuales entre hombres adultos y menores de edad.
A diferencia de los feministas, el establishment gay y, asquerosamente, la mayor parte de la izquierda “socialista”, nosotros siempre hemos defendido a NAMBLA y a sus miembros tanto de la represión estatal como de la victimización por parte de los patrones. Se trata de algo más que una cuestión de “libertad de expresión”. Muchísimos jóvenes, torturados y confundidos por sus propios sentimientos, en conflicto con la severidad represiva de esta sociedad, encontrarían reconfortante hablar de estas cosas con personas más experimentadas, como lo han hecho generaciones anteriores. En esta época, sin embargo, tener cualquier tipo de intimidad intergeneracional es jugar con fuego.
En un artículo titulado “Youth, Sexuality and the Left” [Juventud, sexualidad y la izquierda], Sherry Wolf de la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional) se sumó al linchamiento de Thorstad acusándolo de ser “el más constante y sonoro defensor de la pederastia en la izquierda” (socialistworker.org, 2 de marzo de 2010). Conservando la premisa reaccionaria de las leyes de la edad de consentimiento, Wolf cita su libro Sexuality and Socialism: History, Politics and Theory of LGBT Liberation [Sexualidad y socialismo: Historia, política y teoría de la liberación LGBT]: “Es incongruente que un niño dé verdadero consentimiento, libre de la desigualdad de poder, a un hombre de 30”. El artículo de Wolf continúa: “En nuestra sociedad, los adultos y los niños no se enfrentan como iguales en lo emocional, lo físico, lo social o lo económico. Los niños y los adolescentes más jóvenes no tienen la madurez, la experiencia ni el poder necesarios para tomar decisiones verdaderamente libres en sus relaciones con los adultos. Sin ello, no puede haber verdadero consentimiento”.
No importa que la mayoría de las relaciones entre adultos no cumpla con este criterio de consentimiento. En cuanto a la afirmación de Wolf de que “los adolescentes maduran a distintas edades”, ¿quién debe determinar la edad adecuada para la actividad sexual en una especie en la que esta edad ha estado, durante el 99 por ciento de su existencia, muy por debajo de la supuesta “edad de consentimiento” de la actualidad? Bajo el inhumano status quo capitalista, se asume que es el estado. Para los comunistas, es el ABC el oponernos a la intervención del gobierno en la vida privada de la gente y defender a cualquier grupo que luche por aumentar la libertad en las relaciones sexuales. Esto es una expresión del ideal de la vanguardia leninista como tribuno del pueblo. La ISO y cía. bailan a un son diferente, acomodándose a los valores burgueses y a la cacería de brujas contra aquéllos cuyas proclividades sexuales se consideran verboten [prohibido, en alemán en el original].
En El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884), Friedrich Engels rastreó el surgimiento simultáneo de la familia y el estado como medios que la clase propietaria usó para consolidar y reproducir su poder cuando emergió de la sociedad humana primitiva. La monogamia de la esposa era necesaria para asegurar la paternidad para la transmisión hereditaria de la propiedad. Actualmente, la familia sigue siendo la principal fuente de opresión de la mujer. A los niños, la familia debe imbuirles la sumisión y el respeto por la autoridad, lo que frecuentemente engendra frustración y violencia. Como escribimos en “Satan, the State and Anti-Sex Hysteria”: “Las proclividades sexuales de las especies gregarias de mamíferos, como la nuestra, claramente no encajan con la rígida monogamia heterosexual que constituye el fundamento ideológico de la institución de la familia, reforzada por la religión organizada”.
La mayor parte del terrible daño que se inflige a los jóvenes y las mujeres tiene lugar en el seno de la familia. Sin embargo, en esta sociedad capitalista, la familia suele ser lo único que le queda a uno. Son escasos los servicios alternativos que la sociedad provee para criar a los hijos o cuidar a los enfermos y a los ancianos.
El fanatismo antisexo y la perversa persecución estatal persistirán mientras imperen la propiedad privada y la producción por ganancias. El estado capitalista no puede ser reformado para que sirva a los intereses de los explotados y los oprimidos. Debe ser barrido y sobre sus ruinas debe erigirse un estado obrero basado en la expropiación de los medios de producción. Para erradicar la opresión de la mujer y de los homosexuales, se requiere construir una sociedad socialista donde las funciones de la familia sean colectivizadas —guarderías y cocinas comunales, atención médica gratuita y de calidad, etcétera— liberando a la mujer de la carga de la crianza de los niños y de la esclavitud doméstica. En cuanto a lo que una sociedad racional conservaría de las relaciones sexuales, y de las relaciones sociales en general, los marxistas compartimos la amplitud de la visión que expresó el fallecido Gore Vidal (a quien tanto echamos de menos) en su artículo “Pink Triangle and Yellow Star” (Triángulo rosa y estrella amarilla, The Nation, 14 de noviembre de 1981):
“Cualquiera que sea el arreglo al que llegue la sociedad del futuro, debe reconocerse que los niños que lo necesiten serán criados con bastante más cuidado que hoy, y que a los adultos que no deseen ser padres ni madres debe dejárseles en paz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/40/delincuentes.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.05 18:17 ShaunaDorothy ¡Abajo la Propuesta de Ley sobre los Tribunales Tradicionales! ¡Por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista! ( 2 - 2 ) (Septiembre de 2013)

https://archive.is/rirsn
La opresión de la mujer, la tradición y la familia
Como administradores de la miseria capitalista del neo-apartheid, el CNA y otros dirigentes de la Alianza idealizan también las sociedades tribales, conciliando y promoviendo, por ejemplo, a los izangoma (médicos brujos) y a otros charlatanes eufemísticamente denominados “sanadores tradicionales”. El desastroso estado del sistema de salud pública —con hospitales públicos crónicamente atestados, cortos de personal y en un estado decrépito, a los que llegar siquiera es una ventaja— significa que, para muchos, los curanderos tradicionales son el único “servicio de salud” al que tendrán acceso jamás. Algunas mujeres acuden a ellos para abortar porque los abortos legales en los hospitales son inaccesibles. Estamos por el derecho de las mujeres al aborto gratuito y seguro para quien lo solicite. En oposición a la “medicina tradicional” muti y otras formas de la denominada “medicina alternativa”, defendemos la ciencia y la medicina científica, y nos oponemos a que los gobiernos subsidien o promuevan de cualquier otra manera a los curanderos tradicionales.
La promoción del atraso tradicionalista por parte del CNA ha tenido resultados desastrosos, como demuestra horripilantemente la política “negacionista del SIDA” del gobierno de Thabo Mbeki (una política que durante años contó con la complicidad de Zuma, segundo de Mbeki hasta 2005, al igual que de los dirigentes del PCS y el COSATU, hasta que finalmente se distanciaron de ésta). Un estudio de la Harvard School of Public Health demostró que unos 330 mil sudafricanos murieron de SIDA entre 2000 y 2005 porque no fue implementado un programa de tratamiento con antirretrovirales (ARV) a tiempo. La miserable ración de ayuda que destinó el sistema imperialista ávido de ganancias a Sudáfrica fue obstruida adicionalmente cuando Mbeki y otros líderes del CNA rechazaron la ciencia médica y bloquearon activamente la implementación de un programa basado en los ARV, promoviendo en cambio a los curanderos tradicionales y otros mercaderes de la muerte que empujan curas herbales y “naturales”. Como el VIH/SIDA es una enfermedad de transmisión sexual, su expansión ha sido impulsada desde siempre por el papel de subordinación de las mujeres. Siempre nos hemos opuesto a la charlatanería “negacionista” y seguimos exigiendo ARV gratuitos para todos los que los necesiten como parte de una lucha por servicios de salud gratuitos y de calidad para todos.
Además de promover la ignorancia y los prejuicios y supersticiones anticientíficos, los curanderos tradicionales son parte de la represiva estructura política que abarca desde el sangoma [chamán] en la comunidad hasta la Cámara de Líderes Tradicionales, parte del estado burgués. Una función primordial de esta estructura represiva es imponer la subordinación de la mujer frente al hombre, a través de la promoción y legitimación de prácticas patriarcales antimujer. Junto con el lobola y el ukuthwala, éstas incluyen pruebas de virginidad y ceremonias de iniciación como el uMemolo, en donde las mujeres jóvenes son enseñadas a servir a los hombres y entrenadas para transmitir la cultura tradicional a la siguiente generación.
Estas atrasadas prácticas tradicionales, remanentes de una cultura agrícola y esclavista, son un factor importante en la legitimación y promoción de la violencia contra las mujeres, que incluye uno de los más altos índices de violaciones reportadas en el mundo. Las mujeres más vulnerables son las que sufren más estas prácticas. Por ejemplo, los matones que practican el ukuthwala generalmente secuestran mujeres huérfanas o provenientes de familias pobres. Como sucede siempre en la sociedad de clases, las tradiciones y la cultura que son defendidas más aguerridamente son aquéllas que le son aceptables y beneficiosas a los ricos.
Fortalecer los tribunales tradicionales significa fortalecer esta represión de las mujeres. En muchos sistemas legales basados en las costumbres, las mujeres africanas tienen como guardianes a sus padres y, después del matrimonio, a sus maridos. No tienen capacidad de contratar nada sin el consentimiento de su guardián y no pueden presentarse en los tribunales sin la asistencia de éste. Están excluidas de los procesos políticos de las tribus y en ocasiones tampoco pueden acceder a la propiedad de la tierra. Tradicionalmente, las mujeres no son incluidas en las negociaciones del lobola: el consentimiento al sexo y otros derechos sexuales no están en manos de las mujeres mismas, sino de los miembros de su familia.
Comúnmente se piensa, de manera errónea, que la subordinación de la mujer al hombre, al igual que la familia patriarcal actual, existen desde siempre. Otra idea equivocada común, particularmente extendida entre los feministas y otros opositores de la opresión de la mujer desde el marco liberal burgués, es que la fuente de esta opresión son simplemente las ideas patriarcales atrasadas (particularmente las de los hombres). Por otro lado, los nacionalistas, en particular, hacen apología de la poligamia forzada, el lobola y otras prácticas antimujer presentándolas de manera idealizada como formas típicamente africanas de demostrar “respeto” entre las familias. Otra justificación para estas cosas argumenta que, dado que las mujeres con frecuencia tienen papeles importantes en las prácticas africanas tradicionales, éstas últimas no pueden resultar opresivas para las mujeres.
Como marxistas entendemos que la opresión de la mujer es material y que la idea de que las mujeres son inferiores a los hombres no es sino un reflejo de esa realidad material. Engels explicó que la opresión de la mujer tiene sus raíces en el desarrollo de la propiedad privada y la división de la sociedad en clases, ambas conectadas con el desarrollo de la familia. Las primeras sociedades humanas vivían una forma de “comunismo primitivo”. Esto significaba que los seres humanos cazaban y recolectaban apenas lo mínimo para sobrevivir y lo compartían de manera equitativa. La división del trabajo entre hombres y mujeres estaba basada en la realidad biológica del cuidado de los niños —es decir, las mujeres eran responsables de gestar y amamantar a los pequeños— y no implicaba un papel subordinado para las mujeres. La división del trabajo entre los sexos era igual y ambos producían para satisfacer sus necesidades vitales. Las funciones del hogar eran una responsabilidad común y colectiva.
Esta igualdad social primitiva desapareció cuando avances como el desarrollo de la agricultura le permitieron a los seres humanos producir más del mínimo para sobrevivir. Este excedente social se convirtió en propiedad de una minoría, formada por hombres, creando las primeras divisiones de clase en la sociedad. Esto llevó al desarrollo de la institución de la familia como un medio para transmitir la propiedad de una generación a otra. También ocasionó el surgimiento del estado, una organización de dominio utilizada por una clase para suprimir a otra.
La familia patriarcal decretó la monogamia para las mujeres, de modo que los hombres pudieran asegurarse que sus descendientes heredarían su propiedad. Esto dio fin a la familia comunal. De ese modo, las funciones de la familia, la crianza de los niños y el trabajo doméstico se volvieron actividades privadas y perdieron su carácter comunal. Las mujeres, confinadas al hogar individual, fueron aisladas de la producción social, que se volvió una esfera masculina. Como escribió Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884): “El derrocamiento del derecho materno fue la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo. El hombre empuñó también las riendas en la casa; la mujer se vio degradada, convertida en la servidora, en la esclava de la lujuria del hombre, en un simple instrumento de reproducción”.
¿Cuál es, entonces, el papel de la familia para la gente que no tiene propiedad que transmitir? La familia bajo el capitalismo sirve además para criar a la siguiente generación para que trabaje en el campo, las fábricas y las minas, y para que sirva de carne de cañón en el ejército burgués. Sirve para entrenar a los jóvenes a obedecer a la autoridad, inculca el atraso religioso y actúa en general como freno de la conciencia social. De esta forma, la institución de la familia asegura que sea mantenido el dominio de clase de los capitalistas. La familia es la fuente principal de la opresión de la mujer, así como una unidad económica y social, baluarte de la reacción social junto con la religión organizada. Es, además, la fuente de la discriminación, la persecución legal y otras formas de opresión contra los homosexuales. A pesar de sus leyes liberales en el papel, Sudáfrica está plagada por un virulento fanatismo antigay, con frecuentes reportes de ataques asesinos contra gays y lesbianas, particularmente en los townships y las áreas rurales.
A diferencia de los feministas, que ven la liberación de la mujer exclusivamente como tarea de las mujeres, nosotros entendemos que la lucha por la igualdad de la mujer tiene que ser levantada como parte necesaria de la lucha por liberar a la clase obrera en su conjunto. Esto incluye la lucha por integrar a las mujeres a la producción social. Los sindicatos tienen que luchar por cuidado infantil gratuito disponible las 24 horas para todos; por la extensión de los derechos de licencia por maternidad para las trabajadoras; por anticonceptivos gratuitos y abortos seguros y gratuitos para quien los solicite; y por otras demandas para darle a las mujeres un mayor acceso a trabajos decentes y a la independencia financiera.
Luchar por estas demandas requiere de un combate político para remplazar a los actuales dirigentes sindicales procapitalistas —que, en el caso de los líderes del COSATU, subordinan directamente a la clase obrera a los capitalistas a través del frente popular nacionalista de la Alianza Tripartita— con una dirección clasista. El combate contra los falsos dirigentes procapitalistas en los sindicatos es una parte crucial de la lucha indispensable por forjar un partido revolucionario de vanguardia. Queremos abrir el camino para que las mujeres desempeñen un papel activo y dirigente en la clase obrera, que es la única con el poder social y el interés objetivo de derrocar el sistema capitalista.
La lucha por la liberación de la mujer, especialmente en los países de desarrollo capitalista atrasado como Sudáfrica, puede ser una importante fuerza motriz para la revolución socialista. Sudáfrica nunca experimentó una revolución democrático-burguesa. En cambio, la opresión capitalista fue impuesta por los colonizadores imperialistas sobre la estructura de las sociedades precapitalistas, dejando en su lugar y reforzando todo el atraso acumulado en esas sociedades, particularmente la brutal opresión de la mujer. Nos oponemos al “relativismo cultural” de los nacionalistas y otros que buscan justificar en nombre de la tradición prácticas barbáricas antimujer como la mutilación genital femenina y el matrimonio por secuestro, y buscamos poner fin a esas prácticas. No hay nada excepcionalmente africano en esas prácticas: por ejemplo, el lobola es una versión del precio de novia, practicado en sociedades de Asia y Europa en distintos periodos, y aun hoy en países como Afganistán.
Luchamos por la emancipación de la mujer a través de la revolución socialista. Buscamos deshacernos de la institución de la familia, fuente de la opresión de la mujer. Las funciones de la familia —el cuidado de los niños, el trabajo doméstico, etc.— no pueden ser simplemente abolidas, tienen que ser remplazadas por instituciones sociales. En una sociedad socialista, el estado obrero buscaría proporcionar cuidado infantil gratuito 24 horas al día, siete días a la semana, fácilmente accesible en casa o el trabajo, cocinas y lavanderías comunales y otras medidas que liberarían a las mujeres de la esclavitud doméstica y les permitirían participar en todos los niveles de la sociedad. Esto no es posible más que sobre la base de una economía socialista planificada, en la que la producción sea liberada de la anarquía y la irracionalidad, y sea organizada y operada para satisfacer las necesidades humanas y no la sed de ganancias.
“La revolución por etapas”: Traición contra las mujeres y el socialismo
El Partido Comunista de Sudáfrica dice oponerse a la Propuesta de Ley sobre los Tribunales Tradicionales. El año pasado, los delegados al XIII Congreso Nacional del Partido votaron por rechazarla categóricamente, tan sólo unos meses después de que el Comité Central del PCS emitiera una comedida declaración que llamaba a “discutirla más” y argumentaba: “Hay aspectos del sistema de Tribunales Tradicionales que son progresistas y deberían ser mantenidos, pero los aspectos que están en conflicto con los objetivos no sexistas, democráticos y de construcción de la nación de la Revolución Democrática Nacional deberían ser rechazados”. No es para sorprenderse, sin embargo, que nada de esto parece haber causado disturbio alguno en la armoniosa relación entre los dirigentes del PCS y el gobierno capitalista que busca aprobar la reaccionaria propuesta de ley —un gobierno del que son una parte prominente—. Por citar sólo un ejemplo, Yunus Carrim, miembro del politburó del PCS, es el asistente del ministro en el Departamento de Administración Corporativa y Asuntos Tradicionales, ¡precisamente el ministerio responsable de la propuesta de ley!
Los dirigentes del PCS tienen una larga historia de traicionar los intereses de la clase obrera en nombre del esquema menchevique/estalinista de la “revolución por etapas”, conocido en Sudáfrica como la “Revolución Democrática Nacional” (RDN). De acuerdo con este esquema, que sirve como justificación ideológica para la alianza histórica y la compenetración con el CNA, las condiciones actuales no están lo suficientemente maduras para el socialismo. Por eso, primero debe venir un bloque político con los nacionalistas burgueses “progresistas”. Después, en un futuro siempre lejano y jamás especificado, esto conducirá al socialismo. A través de la historia, la “segunda etapa” siempre ha sido en realidad el asesinato de los obreros y los comunistas a manos de los nacionalistas burgueses.
En 1964, el líder histórico del PCS Govan Mbeki escribió bonitas palabras denunciando a los líderes tradicionales: “Si los africanos han tenido jefes, es simplemente porque todas las sociedades humanas los han tenido en un punto u otro. Pero cuando un pueblo se ha desarrollado a tal grado que descarta a los jefes tribales, cuando su desarrollo social contradice la necesidad de una institución así, entonces obligarlo a mantenerla no es liberación sino esclavitud” (The Peasants’ Revolt [La revuelta de los campesinos]). Sin embargo, en nombre de la alianza de colaboración de clases con los nacionalistas “progresistas” del CNA, los dirigentes del PCS aceptaron toda clase de conciliaciones grotescas con los jefes tribales y aun ahora se encuentran entre los apologistas más rastreros del gobierno de la Propuesta de Ley sobre los Tribunales Tradicionales.
Para avanzar en su lucha, la clase obrera debe romper con la Alianza Tripartita y con la política reformista de colaboración de clases presentada bajo el nombre de Revolución Democrática Nacional. En oposición al esquema de la “revolución por etapas”, Spartacist/South Africa, sección de la Liga Comunista Internacional, está por el programa y la perspectiva de la revolución permanente desarrollados por el dirigente bolchevique León Trotsky. Ésta sostiene que, en los países de desarrollo capitalista atrasado, las tareas democráticas inconclusas, asociadas históricamente con las revoluciones burguesas, sólo pueden ser llevadas a cabo con la llegada al poder de la clase obrera. Una vez en el poder, la clase obrera deberá luchar por extender la revolución a los países capitalistas avanzados para asegurar la construcción exitosa del socialismo.
Sudáfrica es un caso particularmente dramático de la aplicabilidad de la revolución permanente de Trotsky: una sociedad única, en la que la colonización europea creó una fuerte superposición de las cuestiones raciales y de clase a través de la brutal superexplotación y supresión de la mayoría negra. Para enfatizar la conexión intrínseca entre la revolución socialista y la liberación nacional para la mayoría negra, y para combatir el dominio de la ideología nacionalista, lanzamos el llamado por un gobierno obrero centrado en los negros como una concretización de la revolución permanente. Un gobierno obrero centrado en los negros unificaría a los distintos grupos tribales y lingüísticos y le daría un papel activo y completos derechos democráticos a las minorías de color (coloured) e india, al igual que a los blancos que acepten un gobierno basado centralmente en los obreros negros.
Las medidas necesarias para desmantelar el racista sistema de trabajadores migrantes y para liberar a las mujeres de la esclavitud doméstica subrayan la necesidad vital de una perspectiva internacionalista. El desarrollo de las áreas rurales, los programas para proporcionar vivienda y cuidado infantil para todos, etc., todo ello dependerá para su éxito de la conexión con una economía socialista planificada internacional, lo que implica la extensión de la revolución socialista a los países capitalistas avanzados (imperialistas) en Norteamérica, Europa Occidental y Japón. En la lucha por este objetivo, buscamos construir un partido leninista revolucionario de vanguardia de la clase obrera que defenderá la causa de las masas urbanas ampliamente desempleadas, los sin tierra, los inmigrantes, las mujeres, los trabajadores agrícolas y todos los demás oprimidos bajo el capitalismo del neoapartheid.
¡Por nuevas revoluciones de Octubre!
Las mujeres negras desempeñaron un papel heroico en la lucha contra el apartheid, pero como esa lucha estaba dominada políticamente por el nacionalismo burgués, la liberación que ansiaban nunca llegó. Nuestro modelo positivo en la lucha por la liberación de la mujer es el Partido Bolchevique de Lenin y Trotsky. La Revolución de Octubre de 1917, dirigida por los bolcheviques, fue una confirmación dramática de la teoría de Trotsky de la revolución permanente. El gobierno revolucionario del joven estado obrero luchó por llevar a cabo el programa marxista para la liberación de la mujer. Inmediatamente removieron todas las trabas a la igualdad legal, otorgando a las mujeres el derecho al voto, rompiendo el control de la iglesia sobre el matrimonio y el divorcio y haciendo de éstos simples asuntos del registro civil. Los bolcheviques legalizaron el aborto, abrieron escuelas para alfabetizar a las niñas, prohibieron la discriminación contra los homosexuales y abolieron el concepto de los niños ilegítimos nacidos fuera del matrimonio.
Pero como explicó Lenin, estos cambios legales son sólo el primer paso en la liberación de la mujer. El segundo paso, más complicado, es sentar las bases materiales necesarias para remplazar en los hechos las funciones sociales de la familia y liberar a las mujeres del arduo trabajo doméstico. Los bolcheviques lucharon, pese a la escasez de recursos, para proporcionar servicios domésticos socializados a gran escala como un primer paso (ver “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer”, Spartacist (Edición en español) No. 34, noviembre de 2006, para una presentación más amplia de lo que hicieron los bolcheviques). Sin embargo, Rusia era un país capitalista atrasado y después de la revolución, el joven estado obrero estaba económicamente devastado, aislado y rodeado de potencias imperialistas hostiles. Lenin y Trotsky entendían que la clave para construir el socialismo en Rusia era la extensión internacional de la revolución obrera a los países capitalistas más avanzados, particularmente Alemania.
Esta perspectiva internacionalista revolucionaria fue más tarde pisoteada por una casta burocrática conservadora y nacionalmente estrecha, representada por Stalin, que llegó al poder a través de una contrarrevolución política e impulsó el programa utópico antimarxista del “socialismo en un solo país”. A pesar de la degeneración burocrática subsecuente y del mal gobierno estalinista, las conquistas obtenidas por el estado obrero soviético fueron enormes, especialmente para las mujeres. Los trotskistas defendimos a la Unión Soviética contra el imperialismo y la contrarrevolución capitalista, y luchamos por la revolución política proletaria para derrocar a la burocracia y regresar al estado obrero al camino de Lenin y Trotsky. Ésta es nuestra perspectiva hacia los estados obreros deformados que quedan hoy en día: China, Cuba, Laos, Corea del Norte y Vietnam.
Uno de los lugares en los que la Revolución Rusa tuvo un profundo impacto sobre las condiciones de la mujer fue el Asia Central soviética. En la época de la Revolución de Octubre, esta región era incluso más atrasada que Rusia, teniendo todavía un modo precapitalista de producción y marcada por la opresión de la mujer bajo la ley tradicional islámica. Los bolcheviques emprendieron trabajo sistemático entre estas mujeres, buscando ganarlas como aliadas y demostrar el potencial liberador del programa comunista a los pueblos de Oriente. Esto fue capturado por Trotsky en un discurso dado en abril de 1924, en celebración del tercer aniversario de la fundación de la Universidad Comunista para los Trabajadores de Oriente en Moscú:
“El sentido, la fuerza y la esencia del bolchevismo yacen en que se dirige no a los jefes obreros sino a la plebe, a los de abajo, a los millones y a los más oprimidos de los oprimidos... Esto, además, quiere decir que la mujer oriental, que es la más paralizada en su vida, sus hábitos y su creatividad, la esclava de los esclavos, que ella, habiéndose quitado el manto ante las exigencias de las nuevas relaciones económicas, se sentirá súbitamente libre de cualquier clase de puntal religioso; tendrá una sed apasionada de obtener nuevas ideas y una nueva conciencia para apreciar su nueva posición en la sociedad. Y no habrá mejor comunista en Oriente, ni mejor combatiente por las ideas de la revolución y del comunismo, que la mujer obrera que ha despertado (aplausos)”.
—“El comunismo y las mujeres de Oriente”, reimpreso en Spartacist (Edición en español) No. 35, agosto de 2008
Nosotros luchamos, en ese espíritu, por construir el partido revolucionario internacionalista necesario para conquistar nuevos Octubres aquí y alrededor del mundo.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/39/tribunales.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.02.23 22:04 Kokriter Tercer día - Nuevo en la comunidad

Hola a todos! Soy nuevo en la comunidad y es mi tercer día de abstinencia. Tengo muchas preguntas que quisieran que me respondan pero les contaré antes cómo es que llegue hasta aquí.
Tengo 24 años, tengo una novia hermosa y muy comprensiva, y un trabajo que se podría decir que es bueno. Empecé a mirar pornografía mas o menos como a los 11 años. Mi consumo en la adolescencia era más frecuente y aunque haya tenido varias parejas sexuales, éste consumo no disminuyó (ni tampoco la masturbación). Tuve un período en el que estuve sin novia por casi 2 años y fue ahí cuando mi consumo aumentó al punto de casi no querer socializar, estar en casa todo el día jugando, viendo porno y masturbándome. Llegué a punto de darme cuenta que el porno "común" o suave ya no me causaba nada y el nivel de perversión que buscaba cada vez era mayor, pasando por masoquismos, lesbianas, porno gay, de transexuales, zoofilia, etc y un largo etc incluso a veces llegando a porno ilegal. Todo esto más que crear un estado de agotamiento físico, creó en mi un malestar... digamos que "espiritual", no soy un fanático religioso pero ver estas imágenes constantemente y masturbarme por verlas creó una distorsión de identidad en mí. Desde los 11 años he creído que el sexo era como una película porno y esto afectó mucho en mis relaciones con mujeres puesto que tenía dificultades (la mayoría de veces) para eyacular o para concentrarme porque mi mente no podía centrarse en la realidad sino que solo estaba acostumbrada a ver todo en tercera persona (como un video porno). Acostumbrado a esa constante frustración, siempre creí que esa era la forma normal de cómo era yo hasta que caí en la cuenta que era debido al porno y la masturbación. No fue hasta que empecé con mi gran novia (llevamos casi ya 2 años) hasta que le presté atención a este problema. Si bien el consumo de porno después de estar con ella disminuyó, era constante casi todo los días, por lo menos unos minutos al día o dejando un día por algún motivo, y la masturbación iba seguidamente. Cuando manteníamos relaciones al comienzo era lo mismo de siempre, no podía eyacular. Posteriormente fui educando mi mente para poder llegar a la eyaculación, pero esto lo hacía imaginandome fantasías "porno" llena de depravasiones en donde incluso a veces incluía a mi novia solo por llegar al clímax y después de haberlo conseguido me sentía mal conmigo mismo por hacerlo. Esto fue así hasta hace dos días en donde por primera vez no pude conseguir una erección y aunque a mi novia no le importó y lo comprendió yo me sentí profundamente afectado. Había intentado en otras ocasiones dejar de ver porno y masturbarme no tan seguido pero no le tomé la seriedad adecuada. Pero lo de ese día sí me marcó. Me di cuenta que el 90% del día, mi cabeza andaba llena de imágenes pornográficas y que solo me concentraba en sexo y mirar culos y fantasear y masturbarme por lo menos 1 vez todos los días. Incluso, como otro usuario puso por ahí, el hecho de ver porno gay o de transexuales causo un malestar en mi propia identidad sexual puesto que si bien me considero una persona heteresexual de toda la vida, el hecho de querer ver porno más duro me llegó a hacer ver el de ese tipo. Me sentía mal, culpable, antes usaba la excusa de que no tenía una mujer que me ame y que mi vida era una mierda. Ahora no la tengo, si bien mi vida no es perfecta. Tengo a una gran compañera, un buen trabajo y una estabilidad familiar (que comparada con años anteriores) es buena. El día de ayer tomé la desición de dar un paso distinto para cambiar esta situación y le conté de mi problema a mi novia. Así tal cual, se lo dije con lágrimas en los ojos y ella con una mirada tierna me entendió y me dijo que me ayudaría y que no tenía por qué sentirme mal, ella misma estaría al tanto de si veo o no veo porno y me llamaría la atención si lo hice. Me dado cuenta que no podía pedir más, con este día ya son 3 en los que no me toco ni veo esas cosas. Debo confesar que siento mi mente un poco extraña puesto que la siento "vacía" la mayor parte del día, siento que mi libido también ha disminuído y me preocupa un poco que esto afecte a la vida sexual con mi pareja, espero que ese líbido aumente con el pasar de los días.
También me preocupa que el hecho de tener relaciones con ella entorpezca mi "purga" mental. Pero como leí en la Wiki, esto dependen de la situación de cada persona. Pienso que masturbarme y tener relación sexual con la persona que amas son cosas muy distintas.
Espero sus opiniones y encantado de formar parte de esta comunidad. Saludos!
submitted by Kokriter to NoFapES [link] [comments]


2015.06.30 07:01 josema3 La hipocresía del discurso a favor de la Ideología de Género y del homosexualismo

Los medios de comunicación hacen una inmensa contribución a la guerra de sexos. No en vano, las chicas que ahora tienen veinte años han crecido con la idea, bien consciente o inconsciente, de que todos los hombres son agresores potenciales y un peligro para ellas a todos los niveles.
También han hecho que todos los hombres vivan un inmenso complejo de culpa que no les corresponde.
Este tipo de relaciones tan deterioradas entre sexos que desea esta especie de pseudofeminismo que padecemos, conduce invariablemente a una segregación entre los mismos.
En consecuencia, bajo esas circunstancias, a medio plazo, el único refugio posible para la afectividad y para el amor será la homosexualidad para un número importante de personas.
Y ese es justamente el objetivo de esa ponzoña “feminazi”: La homosexualización de los hombres y la lesbianización de las mujeres, minando cada vez más a la heterosexualidad como una opción de vida, criminalizándola y haciéndola cada vez peor vista socialmente.
Su aterradora visión corresponde a una sociedad donde las relaciones de cualquier tipo entre ambos sexos sean cada vez más limitadas y que al mismo tiempo se tome a la androginia como el arquetipo del ser humano ideal.
La tendencia a la androginia conduce a una desustancialización de todo lo masculino y lo femenino, lo cual, es un proceso perfectamente observable en la realidad de la calle. Todo eso responde a una ingeniería social absolutamente premeditada y estudiada hasta el más mínimo detalle.
Se profundizará mucho mas en toda esta situación entre las nuevas generaciones dado que para ellos todas esas ideas formarán parte de la “naturaleza de las cosas” puesto que no habrán conocido ningún otro referente en sentido contrario.
Íntimamente relacionado con la Ideología de Género esta el Movimiento Gay, aunque no con los homosexuales considerados a nivel individual.
Cada vez más hombres que se han visto derrotados por la guerra psicológica de la poderosa Ideología de Género, que goza de todo el favor del Estado y de los medios de comunicación, buscan la afectividad en relaciones homosexuales a modo de alternativa. Exactamente lo mismo está ocurriendo con un creciente número de mujeres.
Ello nos conduce a la idea de que esas personas no han sido plenamente libres a la hora de escoger su opción sexual. Sencillamente se les ha puesto muy complicado vivir el amor hacia el otro sexo.
Muchas de estas personas que, hoy en día, se acercan a la homosexualidad, son “socializadas” dentro del denominado “Movimiento Gay”, lo cual va mucho más lejos que la mera elección de una opción sexual determinada.
Si alguno de ellos decidiera volver a vivir el amor hacia el otro sexo se le pondría mil y un impedimentos a nivel psicológico.
Aunque resulte sorprendente, existe un número significativo de casos de homosexuales que, tras un proceso complejo y doloroso, han dejado de serlo y han pasado a ser heterosexuales.
Sin embargo, sus voces son acalladas y toda la literatura sobre este tipo de casos es censurada debido a las presiones ejercidas por el “lobby homosexual”.
Dicho de otra manera: está permitido e incluso aplaudido hacerse homosexual pero está prohibido dejar de serlo. La idea principal es la de que no es posible salirse de la “secta gay”. Y ya con esto la cuadratura del círculo queda completa.
Frente al estereotipo que la misma “ingeniería social de género” ha creado sobre los varones heterosexuales, es decir: seres violentos, crueles y con unas capacidades intelectuales no demasiado desarrolladas, la Ideología de Género ha construido una imagen de los homosexuales que les presenta como personas rebosantes de amor, de sensibilidad y de bondad.
Hasta el punto de que muchas voces del “Movimiento Gay” sugieren que si en el mundo predominaran los valores homosexuales y en última instancia, si la mayoría de la población fuera gay, viviríamos en un mundo infinitamente mejor.
No somos pocos los que pensamos justamente lo contrario: Las élites que dominan el mundo son mayoritariamente homosexuales y el mundo es una gran montaña de mierda, en todos los aspectos, gracias en buena medida, a esas mismas élites mayoritariamente homosexuales.
La agenda política del Estado muestra claramente la relación existente entre la Ideología de Género y el Movimiento Gay:
El ejemplo mas emblemático: la Ley de la Violencia de Género abunda en la guerra de sexos y la Ley del Matrimonio Gay normaliza a la homosexualidad que previamente ha sido favorecida por la propia guerra de sexos instigada por el Estado y por los medios de comunicación. Ese es el engranaje interno de la agenda política dominada por la Ideología de Género.
Y ciertamente, es importante reseñar que, en términos generales, el modelo español en materia de aplicación de las, así llamadas, políticas de género, se ha convertido en una referencia a nivel mundial.
Entre otras cosas, desafortunadamente, gracias a su altísimo grado de éxito en bastantes aspectos de su desarrollo.
La homosexualización de las sociedades es profundamente conveniente para el Neoliberalismo: No olvidemos que en el fondo, las bases ideológicas del Neoliberalismo siguen siendo Malthus, Adam Smith, y el Darwinismo Social.
En este caso, la idea de la homosexualización de las sociedades ha de vincularse con Malthus.
En apenas cien años la población mundial ha aumentado en nada menos que en mil millones de habitantes, dejando un total de siete mil millones de personas en este planeta.
Esa progresión es insostenible para el modelo de dominación neoliberal a nivel energético, alimenticio, productivo etc etc .
Para la oligarquía mundial se torna vital disminuir sustancialmente la población mundial. La homosexualización de las sociedades es una de las estrategias aunque no la única.
Por supuesto, las sociedades en las que antes penetra este tipo de políticas disfrazadas de progresismo son las occidentales. Pero el objetivo es que se extiendan a todos los rincones del mundo.
Penetran antes en las sociedades occidentales porque es donde mayor capacidad de influencia tienen determinados think-tanks financiados por una oligarquía cuyo sueño húmedo más recurrente es el de transformar al ser humano en una especie de animal de compañía.
De una manera más concreta, ese estado de cosas puede corroborarse haciendo un simple ejercicio de observación de las políticas de población desarrolladas por Naciones Unidas:
Naciones Unidas a través del Fondo para la para la Población, de la OMS o de la UNESCO lleva desde hace muchos años promoviendo el control de la población en el Tercer Mundo.
Y hoy en día, desde esas agencias de Naciones Unidas se utiliza también la Ideología de Género para extender el control de la población.
Otro ejemplo relevante de esta realidad, es el de las políticas llevadas a cabo por organización supranacional más importante del mundo, la Unión Europea, que también ha invertido mucho dinero y esfuerzo para implementar las llamadas políticas de género.
De hecho, el 70% del dinero que recibe el “Movimiento Gay” en Europa procede de la Unión Europea.
La misma Unión Europea que infringe sufrimiento a la población a través de enormes recortes sociales al servicio de la ideología neoliberal. ¿Todo eso lo hacen porque nos quieren mucho?
Consecuentemente, desde las centrales de pensamiento estas ideas descienden como una lluvia fina a todos los resortes de poder, entre los cuales destacan, obviamente, el Estado y los medios de comunicación tradicionales.
Por otra parte, los planes de reducción demográfica de las élites económicas y políticas no pueden ser un secreto para nadie después de escuchar las declaraciones de Cristine Lagarde, la directora del FMI, insinuado que en España vivimos demasiado refiriéndose a que nos gastábamos demasiado dinero en pensiones.
Nunca se ha demostrado el innatismo de la homosexualidad, jamás se ha encontrado un supuesto “gen gay”. Los mas que se ha llegado a determinar son diferentes niveles de testosterona entre los varones desde el nacimiento. Y ello no ha conducido a grandes conclusiones que aporten pruebas del innatismo homosexual.
Si algún día, se llegara a encontrar “el gen gay” harían hasta pegatinas y camisetas con su nombre. Pero me temo que eso no va a ocurrir.
La teoría del innatismo homosexual se basa en un fraude científico orquestado por el psicópata, zoofilico y violador de niños Alfred C. Kinsey con su afirmación de que en toda sociedad existe un 10 % de homosexuales.
Por ejemplo, el 25% de los sujetos estudiados por este “investigador” eran o habían sido reclusos en una prisión.
De hecho la cifra del 10% era una distorsión de lo descubierto por Kinsey: el número de hombres que mantienen una preferencia homosexual durante toda la vida era un todavía inferior 4%, y en el caso de las mujeres, más o menos, la mitad.
Pero pocos leyeron lo suficiente para distinguir entre las cifras del 10 y del 4 por ciento; y además de esto, no se disponían de otros datos que pudieran contradecir el informe de Kinsey.
La única realidad es que no existe ningún determinismo genético que conduzca a la homosexualidad.
Y el hecho de que, esporádicamente, se puedan observar ciertos comportamientos homosexuales en la naturaleza, no implica, en ningún caso, que esos mismos animales no tengan encuentros sexuales con ejemplares de su misma especie y del sexo contrario para reproducirse.
Lo que vendría a demostrar, en todo caso, que ser exclusivamente homosexual no es algo natural.
Lo que sí está completamente demostrado, es que es posible inducir a la homosexualidad por muy diferentes vías. Y una de las más perversas es, sin duda, la de la guerra de sexos, que además, está patrocinada por el Estado.
Dicho eso, nadie debe imponer a nadie ninguna clase de conducta sexual. Sin embargo, una realidad tan sumamente decisiva como que un hombre y una mujer pueden crear vida, es algo que ha de ser protegido y tenido en cuenta de una manera singular, siempre que se quiera ejercer un elemental sentido común.
La verdad sobre la homosexualidad es que, en términos generales, siempre ha sido un comportamiento muy propio de las élites sociales y que ha tenido y tiene relación con rituales de vasallaje que se fundamentan en la humillación sexual y en el trauma como una forma de señalar que una persona posee un status más elevado que otra.
En la nueva cultura impuesta por la Ideología de Género, las diferentes modalidades de familia que ellos promueven, basadas en unos cada vez más largos listados de artificiales categorías de género, se fundan en meros y fríos contratos acordados entre individuos.
Contratos, por supuesto, rescindibles. Además, obvian y destierran de su lenguaje conceptos o palabras como "amor" o "ternura" dado que es más que complicado incorporar esos términos en un contrato mercantil.
Victimizar a las mujeres tratándolas como seres humanos menores de edad y castrar y criminalizar a los hombres heterosexuales.
Ese es el punto de partida de su siniestro proyecto que consta de las siguientes fases que se solapan entre sí dentro del proceso de su implementación:
  1. Crear una segregación entre hombres y mujeres, cada vez más profunda, a través de la guerra de sexos.
  2. Generar un contexto normalizado y favorable para la homosexualidad que, a medio plazo, suponga una alternativa factible y generalizada a la heterosexualidad minada por la guerra de sexos.
  3. Una sociedad andrógina en la que los pocos nacimientos que se produzcan sean por medios artificiales y nunca naturales. Además preferiblemente el Estado será el que se encargue de la infancia.
submitted by josema3 to podemos [link] [comments]


2015.06.28 08:38 josema3 La hipocresía del discurso a favor de la Ideología de Género y del homosexualismo

Los medios de comunicación hacen una inmensa contribución a la guerra de sexos. No en vano, las chicas que ahora tienen veinte años han crecido con la idea, bien consciente o inconsciente, de que todos los hombres son agresores potenciales y un peligro para ellas a todos los niveles. También han hecho que todos los hombres vivan un inmenso complejo de culpa que no les corresponde.
Este tipo de relaciones tan deterioradas entre sexos que desea este pseudofeminismo, conduce invariablemente a una segregación entre los mismos.
En consecuencia, bajo esas circunstancias, a medio plazo, el único refugio posible para la afectividad y para el amor será la homosexualidad para un número importante de personas.
Y ese es justamente el objetivo de esa ponzoña “feminazi”: La homosexualización de los hombres y la lesbianización de las mujeres, minando cada vez más a la heterosexualidad como una opción de vida, criminalizándola y haciéndola cada vez peor vista socialmente.
Su aterradora visión corresponde a una sociedad donde las relaciones de cualquier tipo entre ambos sexos sean cada vez más limitadas y que al mismo tiempo se tome a la androginia como el arquetipo del ser humano ideal.
La tendencia a la androginia conduce a una desustancialización de todo lo masculino y lo femenino, lo cual, es un proceso perfectamente observable en la realidad de la calle. Todo eso responde a una ingeniería social absolutamente premeditada y estudiada hasta el más mínimo detalle.
Se profundizará mucho mas en toda esta situación entre las nuevas generaciones dado que para ellos todas esas ideas formarán parte de la “naturaleza de las cosas” puesto que no habrán conocido ningún otro referente en sentido contrario.
Íntimamente relacionado con la Ideología de Género esta el Movimiento Gay, aunque no con los homosexuales considerados a nivel individual.
Cada vez más hombres que se han visto derrotados por la guerra psicológica de la poderosa Ideología de Género, que goza de todo el favor del Estado y de los medios de comunicación, buscan la afectividad en relaciones homosexuales a modo de alternativa. Exactamente lo mismo está ocurriendo con un creciente número de mujeres.
Ello nos conduce a la idea de que esas personas no han sido plenamente libres a la hora de escoger su opción sexual. Sencillamente se les ha puesto muy complicado vivir el amor hacia el otro sexo.
Muchas de estas personas que, hoy en día, se acercan a la homosexualidad, son “socializadas” dentro del denominado “Movimiento Gay”, lo cual va mucho más lejos que la mera elección de una opción sexual determinada.
Si alguno de ellos decidiera volver a vivir el amor hacia el otro sexo se le pondría mil y un impedimentos a nivel psicológico. Aunque resulte sorprendente, existe un número significativo de casos de homosexuales que, tras un proceso complejo y doloroso, han dejado de serlo y han pasado a ser heterosexuales.
Sin embargo, sus voces son acalladas y toda la literatura sobre este tipo de casos es censurada debido a las presiones ejercidas por el “lobby homosexual”. Dicho de otra manera: está permitido e incluso aplaudido hacerse homosexual pero está prohibido dejar de serlo. La idea principal es la de que no es posible salirse de la “secta gay”. Y ya con esto la cuadratura del círculo queda completa.
Frente al estereotipo que la misma “ingeniería social de género” ha creado sobre los varones heterosexuales, es decir: seres violentos, crueles y con unas capacidades intelectuales no demasiado desarrolladas, la Ideología de Género ha construido una imagen de los homosexuales que les presenta como personas rebosantes de amor, de sensibilidad y de bondad.
Hasta el punto de que muchas voces del “Movimiento Gay” sugieren que si en el mundo predominaran los valores homosexuales y en última instancia, si la mayoría de la población fuera gay, viviríamos en un mundo infinitamente mejor.
No somos pocos los que pensamos justamente lo contrario: Las élites que dominan el mundo son mayoritariamente homosexuales y el mundo es una gran montaña de mierda, en todos los aspectos, gracias en buena medida, a esas mismas élites mayoritariamente homosexuales.
La agenda política del Estado muestra claramente la relación existente entre la Ideología de Género y el Movimiento Gay:
El ejemplo mas emblemático: la Ley de la Violencia de Género abunda en la guerra de sexos y la Ley del Matrimonio Gay normaliza a la homosexualidad que previamente ha sido favorecida por la propia guerra de sexos instigada por el Estado y por los medios de comunicación.
Ese es el engranaje interno de la agenda política dominada por la Ideología de Género.
Y ciertamente, es importante reseñar que, en términos generales, el modelo español en materia de aplicación de las, así llamadas, políticas de género, se ha convertido en una referencia a nivel mundial. Entre otras cosas, desafortunadamente, gracias a su altísimo grado de éxito en bastantes aspectos de su desarrollo.
La homosexualización de las sociedades es profundamente conveniente para el Neoliberalismo: No olvidemos que en el fondo, las bases ideológicas del Neoliberalismo siguen siendo Malthus, Adam Smith, y el Darwinismo Social.
En este caso, la idea de la homosexualización de las sociedades ha de vincularse con Malthus. En apenas cien años la población mundial ha aumentado en nada menos que en mil millones de habitantes, dejando un total de siete mil millones de personas en este planeta.
Esa progresión es insostenible para el modelo de dominación neoliberal a nivel energético, alimenticio, productivo etc etc
Para la oligarquía mundial se torna vital disminuir sustancialmente la población mundial. La homosexualización de las sociedades es una de las estrategias aunque no la única.
Por supuesto, las sociedades en las que antes penetra este tipo de políticas disfrazadas de progresismo son las occidentales. Pero el objetivo es que se extiendan a todos los rincones del mundo.
Penetran antes en las sociedades occidentales porque es donde mayor capacidad de influencia tienen determinados think-tanks financiados por una oligarquía cuyo sueño húmedo más recurrente es el de transformar al ser humano en una especie de animal de compañía.
De una manera más concreta, ese estado de cosas puede corroborarse haciendo un simple ejercicio de observación de las políticas de población desarrolladas por Naciones Unidas:
Naciones Unidas a través del Fondo para la para la Población, de la OMS o de la UNESCO lleva desde hace muchos años promoviendo el control de la población en el Tercer Mundo. Y hoy en día, desde esas agencias de Naciones Unidas se utiliza también la Ideología de Género para extender el control de la población.
Otro ejemplo relevante de esta realidad, es el de las políticas llevadas a cabo por organización supranacional más importante del mundo, la Unión Europea, que también ha invertido mucho dinero y esfuerzo para implementar las llamadas políticas de género. De hecho, el 70% del dinero que recibe el “Movimiento Gay” en Europa procede de la Unión Europea.
La misma Unión Europea que infringe sufrimiento a la población a través de enormes recortes sociales al servicio de la ideología neoliberal. ¿Todo eso lo hacen porque nos quieren mucho?
Consecuentemente, desde las centrales de pensamiento estas ideas descienden como una lluvia fina a todos los resortes de poder, entre los cuales destacan, obviamente, el Estado y los medios de comunicación tradicionales.
Por otra parte, los planes de reducción demográfica de las élites económicas y políticas no pueden ser un secreto para nadie después de escuchar las declaraciones de Cristine Lagarde, la directora del FMI, insinuado que en España vivimos demasiado refiriéndose a que nos gastábamos demasiado dinero en pensiones.
Nunca se ha demostrado el innatismo de la homosexualidad, jamás se ha encontrado un supuesto “gen gay”.
Lo mas que se ha llegado a determinar son diferentes niveles de testosterona entre los varones desde el nacimiento. Y ello no ha conducido a grandes conclusiones que aporten pruebas del innatismo homosexual.
Si algún día, se llegara a encontrar “el gen gay” harían hasta pegatinas y camisetas con su nombre. Pero me temo que eso no va a ocurrir. La teoría del innatismo homosexual se basa en un fraude científico orquestado por el psicópata, zoofilico y violador de niños Alfred C. Kinsey con su afirmación de que en toda sociedad existe un 10 % de homosexuales.
Por ejemplo, el 25% de los sujetos estudiados por este “investigador” eran o habían sido reclusos en una prisión. De hecho la cifra del 10% era una distorsión de lo descubierto por Kinsey: el número de hombres que mantienen una preferencia homosexual durante toda la vida era un todavía inferior 4%, y en el caso de las mujeres, más o menos, la mitad.
Pero pocos leyeron lo suficiente para distinguir entre las cifras del 10 y del 4 por ciento; y además de esto, no se disponían de otros datos que pudieran contradecir el informe de Kinsey.
La única realidad es que no existe ningún determinismo genético que conduzca a la homosexualidad. Y el hecho de que, esporádicamente, se puedan observar ciertos comportamientos homosexuales en la naturaleza, no implica, en ningún caso, que esos mismos animales no tengan encuentros sexuales con ejemplares de su misma especie y del sexo contrario para reproducirse. Lo que vendría a demostrar, en todo caso, que ser exclusivamente homosexual no es algo natural.
Lo que sí está completamente demostrado, es que es posible inducir a la homosexualidad por muy diferentes vías. Y una de las más perversas es, sin duda, la de la guerra de sexos, que además, está patrocinada por el Estado.
Dicho eso, nadie debe imponer a nadie ninguna clase de conducta sexual. Sin embargo, una realidad tan sumamente decisiva como que un hombre y una mujer pueden crear vida, es algo que ha de ser protegido y tenido en cuenta de una manera singular, siempre que se quiera ejercer un elemental sentido común.
La verdad sobre la homosexualidad es que, en términos generales, siempre ha sido un comportamiento muy propio de las élites sociales y que ha tenido y tiene relación con rituales de vasallaje que se fundamentan en la humillación sexual y en el trauma como una forma de señalar que una persona posee un status más elevado que otra.
En la nueva cultura impuesta por la Ideología de Género, las diferentes modalidades de familia que ellos promueven, basadas en unos cada vez más largos listados de artificiales categorías de género, se fundan en meros y fríos contratos acordados entre individuos. Contratos, por supuesto, rescindibles. Además, obvian y destierran de su lenguaje conceptos o palabras como "amor" o "ternura" dado que es más que complicado incorporar esos términos en un contrato mercantil.
Victimizar a las mujeres tratándolas como seres humanos menores de edad y castrar y criminalizar a los hombres heterosexuales. Ese es el punto de partida de su siniestro proyecto que consta de las siguientes fases que se solapan entre sí dentro del proceso de su implementación:
  1. Crear una segregación entre hombres y mujeres, cada vez más profunda, a través de la guerra de sexos.
  2. Generar un contexto normalizado y favorable para la homosexualidad que, a medio plazo, suponga una alternativa factible y generalizada a la heterosexualidad minada por la guerra de sexos.
  3. Una sociedad andrógina en la que los pocos nacimientos que se produzcan sean por medios artificiales y nunca naturales. Además preferiblemente el Estado será el que se encargue de la infancia.
submitted by josema3 to podemos [link] [comments]


2015.06.21 09:20 josema3 La hipocresía del discurso a favor de la Ideología de Género y del homosexualismo

Los medios de comunicación hacen una inmensa contribución a la guerra de sexos. No en vano, las chicas que ahora tienen veinte años han crecido con la idea, bien consciente o inconsciente, de que todos los hombres son agresores potenciales y un peligro para ellas a todos los niveles. También han hecho que todos los hombres vivan un inmenso complejo de culpa que no les corresponde.
Este tipo de relaciones tan deterioradas entre sexos que desea este pseudofeminismo, conduce invariablemente a una segregación entre los mismos.
En consecuencia, bajo esas circunstancias, a medio plazo, el único refugio posible para la afectividad y para el amor será la homosexualidad para un número importante de personas.
Y ese es justamente el objetivo de esa ponzoña “feminazi”: La homosexualización de los hombres y la lesbianización de las mujeres, minando cada vez más a la heterosexualidad como una opción de vida, criminalizándola y haciéndola cada vez peor vista socialmente.
Su aterradora visión corresponde a una sociedad donde las relaciones de cualquier tipo entre ambos sexos sean cada vez más limitadas y que al mismo tiempo se tome a la androginia como el arquetipo del ser humano ideal.
La tendencia a la androginia conduce a una desustancialización de todo lo masculino y lo femenino, lo cual, es un proceso perfectamente observable en la realidad de la calle. Todo eso responde a una ingeniería social absolutamente premeditada y estudiada hasta el más mínimo detalle.
Se profundizará mucho mas en toda esta situación entre las nuevas generaciones dado que para ellos todas esas ideas formarán parte de la “naturaleza de las cosas” puesto que no habrán conocido ningún otro referente en sentido contrario.
Íntimamente relacionado con la Ideología de Género esta el Movimiento Gay, aunque no con los homosexuales considerados a nivel individual.
Cada vez más hombres que se han visto derrotados por la guerra psicológica de la poderosa Ideología de Género, que goza de todo el favor del Estado y de los medios de comunicación, buscan la afectividad en relaciones homosexuales a modo de alternativa. Exactamente lo mismo está ocurriendo con un creciente número de mujeres.
Ello nos conduce a la idea de que esas personas no han sido plenamente libres a la hora de escoger su opción sexual. Sencillamente se les ha puesto muy complicado vivir el amor hacia el otro sexo.
Muchas de estas personas que, hoy en día, se acercan a la homosexualidad, son “socializadas” dentro del denominado “Movimiento Gay”, lo cual va mucho más lejos que la mera elección de una opción sexual determinada.
Si alguno de ellos decidiera volver a vivir el amor hacia el otro sexo se le pondría mil y un impedimentos a nivel psicológico.
Aunque resulte sorprendente, existe un número significativo de casos de homosexuales que, tras un proceso complejo y doloroso, han dejado de serlo y han pasado a ser heterosexuales.
Sin embargo, sus voces son acalladas y toda la literatura sobre este tipo de casos es censurada debido a las presiones ejercidas por el “lobby homosexual”. Dicho de otra manera: está permitido e incluso aplaudido hacerse homosexual pero está prohibido dejar de serlo.
La idea principal es la de que no es posible salirse de la “secta gay”. Y ya con esto la cuadratura del círculo queda completa.
Frente al estereotipo que la misma “ingeniería social de género” ha creado sobre los varones heterosexuales, es decir: seres violentos, crueles y con unas capacidades intelectuales no demasiado desarrolladas, la Ideología de Género ha construido una imagen de los homosexuales que les presenta como personas rebosantes de amor, de sensibilidad y de bondad.
Hasta el punto de que muchas voces del “Movimiento Gay” sugieren que si en el mundo predominaran los valores homosexuales y en última instancia, si la mayoría de la población fuera gay, viviríamos en un mundo infinitamente mejor.
No somos pocos los que pensamos justamente lo contrario: Las élites que dominan el mundo son mayoritariamente homosexuales y el mundo es una gran montaña de mierda, en todos los aspectos, gracias en buena medida, a esas mismas élites mayoritariamente homosexuales.
La agenda política del Estado muestra claramente la relación existente entre la Ideología de Género y el Movimiento Gay:
El ejemplo mas emblemático: la Ley de la Violencia de Género abunda en la guerra de sexos y la Ley del Matrimonio Gay normaliza a la homosexualidad que previamente ha sido favorecida por la propia guerra de sexos instigada por el Estado y por los medios de comunicación.
Ese es el engranaje interno de la agenda política dominada por la Ideología de Género.
Y ciertamente, es importante reseñar que, en términos generales, el modelo español en materia de aplicación de las, así llamadas, políticas de género, se ha convertido en una referencia a nivel mundial. Entre otras cosas, desafortunadamente, gracias a su altísimo grado de éxito en bastantes aspectos de su desarrollo.
La homosexualización de las sociedades es profundamente conveniente para el Neoliberalismo: No olvidemos que en el fondo, las bases ideológicas del Neoliberalismo siguen siendo Malthus, Adam Smith, y el Darwinismo Social.
En este caso, la idea de la homosexualización de las sociedades ha de vincularse con Malthus. En apenas cien años la población mundial ha aumentado en nada menos que en mil millones de habitantes, dejando un total de siete mil millones de personas en este planeta.
Esa progresión es insostenible para el modelo de dominación neoliberal a nivel energético, alimenticio, productivo etc etc
Para la oligarquía mundial se torna vital disminuir sustancialmente la población mundial. La homosexualización de las sociedades es una de las estrategias aunque no la única.
Por supuesto, las sociedades en las que antes penetra este tipo de políticas disfrazadas de progresismo son las occidentales. Pero el objetivo es que se extiendan a todos los rincones del mundo.
Penetran antes en las sociedades occidentales porque es donde mayor capacidad de influencia tienen determinados think-tanks financiados por una oligarquía cuyo sueño húmedo más recurrente es el de transformar al ser humano en una especie de animal de compañía.
De una manera más concreta, ese estado de cosas puede corroborarse haciendo un simple ejercicio de observación de las políticas de población desarrolladas por Naciones Unidas:
Naciones Unidas a través del Fondo para la para la Población, de la OMS o de la UNESCO lleva desde hace muchos años promoviendo el control de la población en el Tercer Mundo. Y hoy en día, desde esas agencias de Naciones Unidas se utiliza también la Ideología de Género para extender el control de la población.
Otro ejemplo relevante de esta realidad, es el de las políticas llevadas a cabo por organización supranacional más importante del mundo, la Unión Europea, que también ha invertido mucho dinero y esfuerzo para implementar las llamadas políticas de género. De hecho, el 70% del dinero que recibe el “Movimiento Gay” en Europa procede de la Unión Europea.
La misma Unión Europea que infringe sufrimiento a la población a través de enormes recortes sociales al servicio de la ideología neoliberal. ¿Todo eso lo hacen porque nos quieren mucho?
Consecuentemente, desde las centrales de pensamiento estas ideas descienden como una lluvia fina a todos los resortes de poder, entre los cuales destacan, obviamente, el Estado y los medios de comunicación tradicionales.
Por otra parte, los planes de reducción demográfica de las élites económicas y políticas no pueden ser un secreto para nadie después de escuchar las declaraciones de Cristine Lagarde, la directora del FMI, insinuado que en España vivimos demasiado refiriéndose a que nos gastábamos demasiado dinero en pensiones.
Nunca se ha demostrado el innatismo de la homosexualidad, jamás se ha encontrado un supuesto “gen gay”. Los mas que se ha llegado a determinar son diferentes niveles de testosterona entre los varones desde el nacimiento. Y ello no ha conducido a grandes conclusiones que aporten pruebas del innatismo homosexual.
Si algún día, se llegara a encontrar “el gen gay” harían hasta pegatinas y camisetas con su nombre. Pero me temo que eso no va a ocurrir.
La teoría del innatismo homosexual se basa en un fraude científico orquestado por el psicópata, zoofilico y violador de niños Alfred C. Kinsey con su afirmación de que en toda sociedad existe un 10 % de homosexuales.
Por ejemplo, el 25% de los sujetos estudiados por este “investigador” eran o habían sido reclusos en una prisión. De hecho la cifra del 10% era una distorsión de lo descubierto por Kinsey: el número de hombres que mantienen una preferencia homosexual durante toda la vida era un todavía inferior 4%, y en el caso de las mujeres, más o menos, la mitad.
Pero pocos leyeron lo suficiente para distinguir entre las cifras del 10 y del 4 por ciento; y además de esto, no se disponían de otros datos que pudieran contradecir el informe de Kinsey.
La única realidad es que no existe ningún determinismo genético que conduzca a la homosexualidad. Y el hecho de que, esporádicamente, se puedan observar ciertos comportamientos homosexuales en la naturaleza, no implica, en ningún caso, que esos mismos animales no tengan encuentros sexuales con ejemplares de su misma especie y del sexo contrario para reproducirse. Lo que vendría a demostrar, en todo caso, que ser exclusivamente homosexual no es algo natural.
Lo que sí está completamente demostrado, es que es posible inducir a la homosexualidad por muy diferentes vías. Y una de las más perversas es, sin duda, la de la guerra de sexos, que además, está patrocinada por el Estado.
Dicho eso, nadie debe imponer a nadie ninguna clase de conducta sexual. Sin embargo, una realidad tan sumamente decisiva como que un hombre y una mujer pueden crear vida, es algo que ha de ser protegido y tenido en cuenta de una manera singular, siempre que se quiera ejercer un elemental sentido común.
La verdad sobre la homosexualidad es que, en términos generales, siempre ha sido un comportamiento muy propio de las élites sociales y que ha tenido y tiene relación con rituales de vasallaje que se fundamentan en la humillación sexual y en el trauma como una forma de señalar que una persona posee un status más elevado que otra.
En la nueva cultura impuesta por la Ideología de Género, las diferentes modalidades de familia que ellos promueven, basadas en unos cada vez más largos listados de artificiales categorías de género, se fundan en meros y fríos contratos acordados entre individuos.
Contratos, por supuesto, rescindibles. Además, obvian y destierran de su lenguaje conceptos o palabras como "amor" o "ternura" dado que es más que complicado incorporar esos términos en un contrato mercantil.
Victimizar a las mujeres tratándolas como seres humanos menores de edad y castrar y criminalizar a los hombres heterosexuales.
Ese es el punto de partida de su siniestro proyecto que consta de las siguientes fases que se solapan entre sí dentro del proceso de su implementación:
  1. Crear una segregación entre hombres y mujeres, cada vez más profunda, a través de la guerra de sexos.
  2. Generar un contexto normalizado y favorable para la homosexualidad que, a medio plazo, suponga una alternativa factible y generalizada a la heterosexualidad minada por la guerra de sexos.
  3. Una sociedad andrógina en la que los pocos nacimientos que se produzcan sean por medios artificiales y nunca naturales. Además preferiblemente el Estado será el que se encargue de la infancia.
submitted by josema3 to podemos [link] [comments]


2015.03.12 10:25 anarxy_XXX Open democracy :Podemos y género: gestos y guiños (traducido) ultima hora.

Fuente original en Inglés : https://www.opendemocracy.net/5050/liz-coopepodemos-and-gender-nods-and-winks
¿Son las políticas de Podemos tan revolucionario como dicen, o son simplemente el mismo conjunto de reglas en un nuevo formato para otro club para los chicos?
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, escribió en abril de 2014 Twitter que la discriminación positiva a favor de las mujeres es un mecanismo que permita a las mujeres a volver a través de la ley que la que una sociedad machista ha tomado de ellos; un comentario que pudo haber llevado a muchos a creer que Podemos, el nuevo partido de izquierda en España, estaba a favor de la discriminación positiva para las mujeres.
Menos de un año después, en febrero de 2015, los resultados en las primarias para las elecciones autonómicas, que se celebrará en mayo de este año, muestran que de los diecisiete candidatos de Podemos a Secretario General Regional, uno para cada una de las regiones de diecisiete, trece son hombres. Los votantes, firmado miembros de los círculos de Podemos, tuvieron que elegir entre treinta y cuatro candidatos en cada región, diecisiete mujeres y diecisiete hombres, igual número en su haber, siendo parte de las reglas establecidas para la elección de candidatos. Sin embargo, los votantes de Podemos asignado el 76% de las primeras posiciones en las regiones que se peleaban en las elecciones por los hombres. Estas posiciones son inmensamente poderosos. Secretarios Generales y Presidentes de las Comunidades Autónomas se describen en los partidos establecidos como "los barones "del escenario político. Si Podemos iban a ganar en todas las elecciones regionales con la misma proporción de hombres y mujeres, parece que el nuevo partido se habrá hecho poco para crear las condiciones para que las mujeres emergen como líderes políticos.
La plataforma de Podemos incluye la creación de un banco público, reestructuración de la deuda, una semana laboral más corta y un aumento en el gasto público, sólo para empezar y lo más importante, quiere centrarse en una forma de democracia directa que permite mucho mayor participación del electorado en el desarrollo de su programa que existe en los partidos tradicionales.
Los círculos de debate y discusión están abiertos a todos y son donde los argumentos se elaboraron. "Los Circulos Feminismos", ( círculos feministas ) se inauguró en septiembre de 2014 en respuesta a la demanda y creado específicamente para solucionar los problemas que preocupaban a las mujeres. Un hombre que describe a sí mismo como un militante en los círculos de Podemos feministas en Madrid y escribir en la revista pikara, admite Podemos haber despegado lentamente en temas feministas, pero apunta a "guiños" (literalmente "guiños"), o una inclinación de cabeza en la dirección del feminismo en los discursos de Juan Carlos Monedero, uno de los líderes masculinos de la fiesta. Es poco probable que las feministas españolas van a estar satisfechos con "guiños" en su dirección, o que los "guiños" o guiños serán suficientes para garantizar una nueva política que se lleva a los derechos de las mujeres en cuenta seriamente.
Y no son sólo los hombres: el número 4 en el liderazgo de Podemos, Carolina Bescansa , y una de las dos únicas mujeres en el nivel superior, cuando se le preguntó por qué el derecho a un aborto legal y gratuito había dejado de ser defendido expresamente Podemos decir que aborto no era una prioridad para la fiesta.
Puesto que para muchas mujeres el derecho a controlar su propio cuerpo es fundamental, y una prioridad, en su lucha por la igualdad de derechos, su comentario no fue bien recibido. Es una posición desconcertante para tomar, por un llamado partido revolucionario, y por las muchas mujeres que recuerdan la lucha amarga en los años 80 para conseguir una ley mínima aborto durante el primer gobierno socialista en España.
Aunque Podemos parece haber sido capaz de conectar con una amplia gama de opiniones políticas, las encuestas indican el apoyo proviene más de pueblo desilusionado con el escenario político actual, en lugar de los partidarios de sus programas. Eso puede crear un problema donde el electorado no puede compartir los valores del liderazgo en una sociedad donde la igualdad entre mujeres y hombres es todavía muy lejos de la realidad y no hay pruebas de que sea visto como un importante problema social. En el regular y respetado Centro de Investigaciones Sociológicas encuestas de opinión, muy esperado por los medios de comunicación, no hay preguntas relacionadas con las opiniones del electorado sobre la igualdad de oportunidades y derechos de las mujeres. Hay una sección en la que pide a los encuestados lo que ellos consideran que son los tres principales problemas que enfrenta España: con planteado interrogantes sobre el desempleo, valorados en un 76%, como en los tres primeros, la corrupción y el fraude, el 62%, la economía y mucho más. Hay dos indicaciones que mencionen las mujeres: los primeros "los problemas asociados con las mujeres", que obtiene una calificación nula importancia tal vez debido a la incomprensión por parte de los encuestados, y el otro es "la violencia contra las mujeres", que obtiene una calificación importancia de 0,4 en promedio, alrededor de la parte inferior de la gama; no un alto nivel de interés en "los problemas asociados con las mujeres".
Allí no se le pide pregunta sobre "los problemas asociados con los hombres"
La idea de que la verdadera democracia no puede lograrse sin la igualdad de oportunidades para las mujeres como para los hombres, postulados por la izquierda, y de hecho originalmente por Podemos parecer ha sido expulsado y ya no forma parte de la discusión como el nuevo programa del partido se desarrolla. Las decepciones de las mujeres acumulan. Para tomar sólo tres ejemplos muy diferentes que son de gran interés para las mujeres que, o bien que no tienen programas en el Podemos publican información actualizada, o tienen sólo una referencia vaga.** No hay detalles en la sección sobre la igualdad sobre cómo desmontar el techo de acero que impide a las mujeres alcanzar puestos directivos en la sociedad, a pesar del hecho de que más mujeres salen de la universidad con mejores calificaciones que los hombres. No hay grandes programas detallados sobre cómo combatir las figuras horrendas de violencia contra las mujeres, lo que se podría suponer que sería en la parte superior de la agenda de cualquier gobierno revolucionario, ni cómo hacer frente a los altos niveles de violencia sexual el abuso de los niños dentro de la familia de que España tiene una de las tasas más altas registradas en Europa.**
El aborto no se menciona específicamente en el programa, la palabra ha sido borrado, aunque apareció en el Programa Europeo de Elecciones originales. La violencia contra la mujer es tratada en una sección que trata de los derechos de las mujeres, lesbianas, gays y transexuales miembros del electorado, lo que subraya el sentido de que el núcleo del programa se refiere a los hombres heterosexuales. Su económica programa tiene mucho más que decir acerca de los cambios de los hombres que en planes específicos dirigidos a las mujeres. Estos son sutiles, pero son cambios hacia una política central y lejos de "la revolución" con los derechos de las mujeres siendo marginados.
¿Por qué es un camino lleno de baches tal? Aparte de la posible explicación de que Podemos es sólo otro club vaqrones socialista y la igualdad de oportunidades para las mujeres es, como antes, un añadido, puede ser que el nuevo partido es comprensiblemente temerosos de alienar a los electores, en vista de lo sucedido a la última Gobierno socialista con José Luis Rodríguez Zapatero, de 2004 al 2011. Eso fue un gobierno que apoyó abiertamente a los derechos de las mujeres, el nombramiento de igual número de hombres y mujeres en el Consejo de Ministros en 2004 y la creación de un Ministerio de Igualdad en 2008. Se creó nuevas leyes y tribunales especializados en violencia de género, la legalización del matrimonio homosexual, la ley más liberal aborto en Europa, la transversalidad de género en todas las organizaciones públicas, y una nueva ley de dependencia poderosa para dar puestos de trabajo y la situación de los millones de mujeres que actuaron como cuidadores de los dependientes sin el reconocimiento más mínimo. Fue un avance revolucionario para las mujeres.
La mayoría de estos programas están siendo desmanteladas por el actual Gobierno conservador, uno de los efectos clásicos de un sistema político bipartidista que en realidad simplemente significa que los gobiernos toman turnos para destruir a los cambios que el gobierno anterior imponía. Quizás Podemos entiende muy bien que el fracaso final del Gobierno Zapatero fue su incapacidad para cambiar las actitudes y que su postura declarado abiertamente sobre los derechos de las mujeres tenía cero apoyo del electorado. Podemos no está colocando abiertamente a favor de políticas que muchas feministas han dejado claro son esenciales: que se trata de las funciones de la sociedad manera, por marginar y silenciar a las mujeres en la creencia de que las contribuciones de los hombres son intrínsecamente más valioso, que tiene que ser cambiado si la igualdad de género se debe lograr.
Si un reportero de Marte que acababa de aterrizar fueron a escuchar a uno cualquiera de la parte superior media docena de "rostros" de Podemos definir lo que la nueva política podría hacer por España el / ella podría ser perdonado por pensar que, o bien la sociedad se compone de solo sexo, o si hay más de uno, la única desigualdad basada en el género era que el 51% (mujeres) se les pagaba menos del 49% (hombres) para tareas idénticas. El mismo periodista marciano podría entonces descubre, por casualidad, que en España más de una mujer es asesinada cada semana por un hombre agresor conocido, hasta el 60 de un año según las cifras más recientes y aún más en el pasado.
¿Dónde están los planes para hacer posible que las mujeres para lograr la igualdad real de oportunidades en una sociedad donde las nociones sexistas de la feminidad y sus limitaciones siguen restringir la vida de la mayoría de las mujeres en la sociedad española? Las mujeres no reciben el mismo salario por el mismo trabajo, no reciben las mismas pensiones, no tienen acceso a posiciones de poder en la misma proporción que los hombres, no son seguros en sus propios hogares, aún se espera que sean amas de casa maestros o enfermeras en lugar que los astronautas o los líderes políticos y empresariales.
Algunas mujeres lo hacen a través, pero los resultados de las próximas elecciones generales a finales de este año, pueden, al parecer, sólo significa en el mejor de un movimiento de cabeza en su dirección en la lucha por la igualdad de oportunidades y de igualdad de derechos. La reconstrucción de la sociedad para eliminar la categoría secundaria de las mujeres en relación con los hombres pueden de hecho todavía algún tiempo en llegar, pero está empezando a parecer como si Podemos ya ha tirado la toalla en particular.

___-

Me parece que estos no se enteran, es una opinión personal, estamos dando suficiente informaci´´on al mundo sobre la postura hacia la mujer, porque a tenor de este articulo son vagos incisos, esa es mi impresión...
submitted by anarxy_XXX to podemos [link] [comments]


2015.03.10 13:13 anarxy_XXX Razones para la igualdad de genero con exposicion cientifica, opinión personal.

Esto no lo he escrito ahora, pero quiero compartirlo se hunda o no ahi queda
e aunque los que escribimos sea mejor o peor y seamos seres empaticos por naturaleza, en mi caso muchas no puedo hablar demasiado debido a mi heterosexualidad, por ejemplo, la cual me impide sentir como si fuera mío el deseo hacia mi propio sexo; pero eso no quita que sea una defensora de tal derecho, pues aunque no lo entienda, se que cada cual es como es, y que independiente al género, son personas igual de válidas que otro cualquiera, que para ser malo o bueno, equilibrado o no, no obedece al sexo al que pertenezca si no a la calidad de persona que sea.
Y es que me parece tan injusto que se defenestre a las personas, por lo que siente o en su intimidad hace o disfruta, que no puede quedar indiferente en mis hilos o escritos que dejo dispersos en la plaza.** Históricamente el sufrimiento de estas personas ha sido tan brutal al equivalente al genocidio del holocausto, y los castigos tan crueles y desmedidos por el mero hecho de ser diferentes que diré abiertamente que al pensar en ello, siento una pena infinita por la humanidad.** No obstante hoy no voy a hacer esa entrada, sin antes escribir si es posible una diferencia con base científica que sirva para humillar, rebajar o excluir a acorde al género., cuidado con el matiz sobre las diferencias,** la pregunta es si las diferencias invalidan a las personas por su genero**
Todos los seres pese a su sexualidad somos igual de válidos Existe una gran controversia sobre el tema del dimorfismo cerebral; por la parte que me toca abogar por el género humano, más que por el sexo que el azar decidió para mi, pues está en mi creencia que no hay limitaciones en el pensamiento más que los listones que te pone la vida. Al igual que asumo mis limitaciones en cualquier ámbito soy consciente de las diferencias entre hombre y mujer, al igual que lo soy con el resto de humanos donde se que existen, gente más fuerte o débil, más lista o tonta, más guapa o fea, o mas adinerada o más pobre, pero no se trata de competencias, porque no es un carrera hacia un puesto, si no de la justa recompensa de cualquier ser humano a buscar su puesto mediante el trabajo y el esfuerzo, para aprender a reconocer los valores individuales, y ver los pensamientos como el producto de un cúmulo de voluntades hacia la apertura del conocimiento, y no como roles biológicos que coartaran las posibilidades y argumentan la línea divisoria ya existente que provoca la mentalidad machista o feminista; si no es para ver en el contraste el complemento, para así aprender a potenciar nuestras actitudes, y reconocernos primero como ser, y después como integrante de una sociedad que aporta lo mejor de si mismo sea del sexo que proceda, dejando esto último a beneficio intimo de cada quien y causa individual de gozo.
Tengo que decir que la historia demuestra en su trayectoria multitud de vejaciones hacia el sexo femeninoy/o homesexual, y que esta diferencia que se hace alusión sobre una base científica, por lo general, sirve y es la causa de que no estemos en los puestos relevantes salvo casos puntuales o que paradojicamente apoyen politicas restrictivas, o conservadoras moralistas . Ppero no se trata de elevar por encima la mujer lo que persigue esta entrada, ni siquiera la igualdad porque ésta no existe en ningún ámbito, si no la igualdad referida como género humano donde como grupo nos complementamos con nuestras habilidades personales. Sobre todo comprender que más allá del sexo y sus estadísticas, todos somos personas donde las diferencias se hacen complementos y los roles no sean imposiciones, si no fruto individual de sus capacidades, con el mismo valor en todas las escalas a nivel social e intelectua
HISTORIA DE LA LATERIZACIÓN CEREBRAL A través de varios estudios científicos, se ha comprobado la necesidad diferenciada de sexos como fin reproductivo, siendo este tras algunos incisos sobre lo que apoya, tal dimorfismo, pues no es cierto que haya asimetría morfológica entre los hemisferios. No hay pruebas concluyentes fehacientes. Sólo hay docenas de observaciones contradictorias. A veces se publica que hay asimetría morfológica, y a veces que no. Lo único que ha sido comprobado, es a nivel reproductivo, siendo las hormonas las causantes de tal diferenciación, sin interferir en la capacidad de inteligencia, y por ende, en el cociente intelectual.
La inteligencia ha sido un factor fundamental para clasificar a las personas y justificar su posición social. Los modos de medirla han ido variando con el tiempo. Así, en el siglo XIX Se la evaluaba en función del tamaño del cráneo y del volumen del cerebro. Durante el siglo XX se modificó el método, empezando a aplicarse los tests de inteligencia. Lo que subyace a estas técnicas, según S. J. Gould, es el planteamiento erróneo de que la inteligencia es propiamente una entidad, una cosa unitaria.
Una vez rectificada la inteligencia, se comete una segunda falacia, explica el autor, que consiste en establecer una gradación numérica. De este modo, a cada individuo se le adjudica un número y se lo coloca en un lugar de la escala. Este procedimiento lleva siempre a descubrir que los grupos humanos (razas, clases o sexos)oprimidos y menos favorecidos son naturalmente inferiores y deben ocupar esa posición. Se concibe, entonces, la inteligencia como algo separado, medible, hereditario y, como tal, innato. Continuamos tratando aquí, por tanto, con planteamientos biologistas.
CRANOMETRÍA (medición del cráneo )
En el siglo XIX, como acabamos de señalar, se llevaron a cabo una serie de mediciones para calcular el grado de inteligencia de distintos grupos humanos. En estas investigaciones destacó P. Broca, con el que la craneometría se fue convirtiendo en una ciencia rigurosa y respetable. Según esta supuesta ciencia, el tamaño del cráneo y, con él, el del cerebro, estaba directamente relacionado con el nivel de inteligencia de cada persona.
Broca se documentó muy bien acerca de la diferencia de tamaño entre el cerebro masculino y el femenino, llegando a la conclusión de que el segundo era notablemente más pequeño. Era consciente de que había que tener en cuenta que los varones tenían en general un mayor tamaño corporal que las mujeres, pero, según decía, era evidente que éstas eran menos inteligentes. Por tanto, la distinta constitución física de las mujeres respecto de los hombres por sí sola no podía dar cuenta de las variaciones en el tamaño del cerebro. Sin embargo, Broca sí consideró el correctivo de la talla para mostrar que los alemanes no eran superiores G. Le Bon, psicologo francés discípulo de Broca, fue especialmente misógino, elitista y racista.
Según sus estudios, el volumen del cerebro de una mujer de raza blanca era semejante al de un varón negro. Los deterministas biológicos tienden a adjudicar rasgos semejantes a los diversos grupos humanos que consideran inferiores, justificando con ello que sus miembros ocupen escalafones bajos en la sociedad. Lo que llama la atención especialmente es que Le Bon, en su estudio de las civilizaciones y de las razas, que publica en 1894, llega incluso a reconocer que si los hombres tienen unas dotes intelectuales superiores a las de las mujeres, ello se debe a que han recibido educación y, posteriormente, se han ido transmitiendo hereditariamente de varón a varón estos avances adquiridos gracias a la instrucción. De ahí que en las razas inferiores las diferencias de tamaño entre cerebros según el sexo sean poco importantes. Esto se explica además porque en estos grupos las mujeres comparten los trabajos de los hombres, lo cual aumenta el volumen de sus cerebros y, con ello, su inteligencia. La mujer de raza blanca recibe, sin embargo, una educación que en lugar de desarrollar su inteligencia, la restringe. Pero esto ha de continuar siendo sí, afirma el científico, pues de lo contrario se pone en peligro la estabilidad social.
Los datos recogidos por estos científicos eran interpretados según sus creencias y conveniencias, pues si hubieran introducido los correctivos necesarios, ni siquiera hubieran podido afirmar con fundamento que el cerebro de los hombres es mayor que el de las mujeres.
Una muestra de que existió un gran sesgo en la valoración de esos datos lo tenemos en las conclusiones que sacó de ellos María Montessori, quien apoyó muchas de las tesis de Broca, pero no aceptaba las que se referían a la menor inteligencia de las mujeres. Según los cálculos hechos por ella, para los que tuvo en cuenta ciertos correctivos, los cerebros femeninos eran un poco mayores que los masculinos, por lo que afirmaba que las mujeres eran intelectualmente superiores a los hombres, que habían prevalecido únicamente por su fuerza física. De este modo, Montessori, al igual que los otros estudiosos, llegó a las conclusiones más acordes con sus propios deseos.
TEORIA DE LA LATERIZACIÓN HEMISFÉRICA Además de investigar el volumen del cerebro en función del sexo, Broca localizó el centro del lenguaje en el hemisferio izquierdo, dando lugar con ello a posteriores estudios sobre la localización de las diferentes aptitudes. Se empezó a hablar entonces de dominancia hemisférica y de lateralización haciendo referencia a este fenómeno. Los nuevos descubrimientos que fueron apareciendo ya en el siglo XX iban mostrando que el cerebro del varón estaba más lateralizado que el de la mujer. Teniendo en cuenta que el fenómeno de la asimetría entre los dos hemisferios no se daba en los animales, se concluyó que el hombre estaba más evolucionado en ese sentido que las mujeres y que, por lo tanto, ejecutaba mejor las tareas intelectuales.Se calificó el hemisferio izquierdo como racional y consciente y el derecho como emocional e intuitivo.Considerando que la conexión entre ambos era mayor en las mujeres que en los varones, se dijo que éstas eran más irracionales, pues la parte emocional de su cerebro impregnaba la racional. También durante el pasado siglo se llevaron a cabo investigaciones científicas que se centraban en las hormonas como responsables de estas diferencias. Las hormonas, se afirmó entonces, en diversos momentos del desarrollo del feto, masculinizan o feminizan el cerebro. El neuroendocrinólogo S. Goldberg en su obra "La inevitabilidad del patriarcado", publicada por primera vez en 1974, explica que los hombres muestran desde muy pronto una fuerte tendencia agresiva y dominante y sitúa la causa de este fenómeno en la hormona propiamente masculina, es decir, en la testosterona. De este modo, el patriarcado se convierte en una estructura natural e inevitable en cualquier tipo de sociedad humana. El sexo en la sociedad es, para los deterministas biológicos que estamos viendo no sólo inevitable, pues las hormonas así lo ordenan, sino también socialmente funcional, como demuestra la cita de Le Bon En la actualidad las investigaciones científicas parecen apuntar que, efectivamente, el cerebro es fuertemente influido por las hormonas sexuales (estrógenos y andrógenos) durante el período de gestación, lo que determina su estructura. De ahí, se afirma, que hombres y mujeres presenten diversas aptitudes. En este sentido, es ya un tópico señalar que las mujeres poseen más fluidez verbal que los varones, mientras que éstos son más aptos para determinadas tareas espaciales. No se detectan diferencias en el nivel de inteligencia global, simplemente hombres y mujeres resuelven los problemas de distinta manera y activan zonas diversas del cerebro para realizar una misma función. (*) Un articulo complementario del que extraigo un trocito: enlace *Cita TEXTUAL: --Para especies como la nuestra, en la que la única forma de reproducción es la sexual, la selección por sexos ha generado dimorfismo sexual; cada individuo para reproducirse debe ser macho o hembra. La diferenciación sexual es el proceso mediante el que los individuos desarrollan un cuerpo, sistema nervioso y conducta masculina o femenina. Aunque el cerebro sea un órgano sexualizado, ello no implica que un tipo de organización cerebral sea mejor que el otro, ni que el sexo sea usado como criterio fundamental per se para determinadas opciones profesionales y ocupacionales * No me cabe entero el estudio de un neurologo , pero lo dejare en un comentario abajo...
pero viene a concluir que
Señalando el matiz, que las diferencias son existentes como fines reproductivos y acercamiento y relación sexual.

- opinion.

cualquier diferenciación de los cerebros en base a la inteligencia en cada género, solo es un argumento más para establecer la linea divisoria entre sexos a lo largo de una penosa historia; no solo las mujeres lucharon, evidentemente, el libre pensamiento, la cultura, una sociedad completa...y no, no creo en las diferencias pese a los dimorfismos cerebrales, porque hombres y mujeres juntos lucharon para conseguir lo que hoy disfrutamos mujeres como yo, tanto monta, monta tanto, unos como otros.. Los dimorfismos cerebrales son tan solo válidos para el tratamiento médico en disfunciones sexuales u otros campos de la medicina. Lo único que se demuestra es que en la opción de como resolver un teroema, o ejecutar una acción , pese a que usara diferentes habilidades o su lógica discurriera cerebralmente para realizarlo vías diferentes, el resultado sería el mismo. Pero esto es una tontería también si lo pensamos pues si ya de principio cada ser humano tiene una habilidad y una perspectiva de ver la vida y hacer la cosas, dependerá más de la destreza o habilidades aprendidas y su capacidad individual como ser humano.
Lo único que se ha demostrado fuera de las diferencias de género que aumenta la capacidad intelectual, es la cultura y progresivo aprendizaje de la vida, entorno y demás Hombres, mujeres y homosexuales tenemos las mismas capacidades, la misma inteligencia, y la misma validez. Mientras convivamos con una palabra que tan solo marca la diferenciación como animales inteligentes y sociales que somos, con esa palabra impresa en nuestro cerebro, que se llama respeto y que tan solo dibuja un horizonte llamado libertad , amor. tolerancia, cultura y sobre todo procurar hacer más felices a quienes nos rodean intentando ser cada día mejor persona, sea hombre, mujer u homosexual. Nuestras diferencias nos complementan y son necesarias, pero la igualdad humana en el sentido de validez humana y o inteligencia jamás podrá medirse por el género si no por la capacidad, habilidades o inteligencia de cada individuo. El idiota lo será toda la vida independiente que sea hombre, mujer, o gay . Podrán ser buenos padres quienes sean capaces de educar a sus hijos y comprenderlos, independiente si la figura es paterna o materna o asexual , u homosexual. Amar, soñar, llorar, sentir, crecer,leer y cualquier acto humano que nunca nadie se olvide atañe a toda la humanidad y en eso exactamente somos igual de humanos.
submitted by anarxy_XXX to podemos [link] [comments]


Luis busca una relación sin sexo - En Compañía - CMM Casados Sin Sexo, Casos Completos  Caso Cerrado ... Soy gay y quiero sexo, Casos Completos  Caso Cerrado ... Relación gay entre un pintor y un héroe, 'Desde el azul ... Un Dia Sin Sexo Película Completa - YouTube Sech - Relación (Video Oficial) - YouTube ¿Sin Sexo Se Fijara En Ti? - ¡Descubre Que Tan Importante ... Mar de Copas - Un dia sin sexo + Letra - YouTube Busco sexo sin compromiso - YouTube El Estimulador - The Fluffer - Película Gay (2001) - - YouTube

¿Sin INTIMIDAD por años? Esto pasa en tu cuerpo y cerebro ...

  1. Luis busca una relación sin sexo - En Compañía - CMM
  2. Casados Sin Sexo, Casos Completos Caso Cerrado ...
  3. Soy gay y quiero sexo, Casos Completos Caso Cerrado ...
  4. Relación gay entre un pintor y un héroe, 'Desde el azul ...
  5. Un Dia Sin Sexo Película Completa - YouTube
  6. Sech - Relación (Video Oficial) - YouTube
  7. ¿Sin Sexo Se Fijara En Ti? - ¡Descubre Que Tan Importante ...
  8. Mar de Copas - Un dia sin sexo + Letra - YouTube
  9. Busco sexo sin compromiso - YouTube
  10. El Estimulador - The Fluffer - Película Gay (2001) - - YouTube

Escúchalo en Spotify: http://socialhive.us/sp_Relacion Escúchalo en Apple: http://socialhive.us/ap_Relacion Sencillo producido por @Dimelo Flow y @Slowmike S... Desde el Azul, protagonizada por Luis Barrabí, Igor Estévez y Xus de la Cruz, narra la historia de Guillermo, un joven pintor que se encuentra recluido en lo... ¿Necesitan tener sexo para que se fije en ti? En este video te digo si es importante tener relaciones sexuales con esa persona para enamorarla. ¡No olvides s... Luis de 64 años, divorciado sin hijos y que vive en Cuenca. Es un hombre que busca Compañía porque quiere dejar claro, desde el principio para las mujeres in... Sinopsis: Un chico se enamora de una estrella de porno gay y decide ir a Los Ángeles a trabajar junto a él. Una vez allí descubre que su idolatrado actor es ... Video oficial del controvertido programa de Telemundo Caso Cerrado. Un gay no tiene sexo con su hombre y lo demanda para que tenga sexo con él. Para ver los ... Querer pasión, diversión, entretenimiento sin tener vínculos sentimentales con la otra persona, no es un problema sólo si la otra parte está de acuerdo. Video Original con la letra de la canción. Esta cancion pertenece al soundtrack de la pelicula peruana del mismo nombre. 'Un dia sin sexo' Mar de Copas, es u... Película Peruana Video oficial del controvertido programa de Telemundo Caso Cerrado. Esposa padece de enfermedad que le impide tener sexo. Caso Cerrado. Disponible ahora en P...